miércoles, 23 de abril de 2014

¿LOS MEJORES Y LOS PEORES?



Me impresiona la expresión de serenidad, incluso de alegría que refleja la cara del Sacerdote Martín Martínez momentos antes de ser fusilado en 1936, siendo conocedor de su inmediato destino.

Solamente la fe verdadera, la esperanza en la resurrección, la creencia sincera, pueden mantener a un hombre en esa actitud de paz ante la proximidad de la muerte.

Se ha escrito mucho a cerca de esta foto y del sacerdote en cuestión, pero yo la traigo aquí solamente como ilustración de la crítica que quiero dirigir a las palabras recogidas en el suelto periodístico “LOS MEJORES Y LOS PEORES” de Javier Marías, que al amparo de un apellido ilustre, nos ha castigado este pasado fin de semana —20 de abril de 2014, en las páginas de El País— con un escrito cargado de sofismas, en el más puro concepto del término: de falsedades revestidas de apariencia de certidumbre.

Decir en su escrito “Los peores y los mejores” que:

“…no hablemos de las fuerzas que acabaron imponiéndose en España durante la Guerra Civil y relegando a los mejores a la condición de meros espectadores horrorizados, o de exiliados prematuros, o de leales al bando de la República por ser el único legal parcialmente a su pesar, es decir, por decencia pero sin convicción”

es, en puridad una falacia, pues ni fueron los mejores quienes defendieron no ya a la República, sino al “Frente Popular” bolchevique, ni fue la República
 —derribada por esos mismos bolcheviques—  “legalidad” de género alguno, ni por su origen en unas elecciones municipales ganadas en computo nacional de votos por los Monárquicos, ni por la perpetración del fraude electoral masivo en las elecciones de 1936.

Por otra parte es lamentable el ataque de Marías a las religiones y su falta de respeto a quienes puedan profesarlas, al afirmar tan arteramente, en una nueva perfidia del autor, que:

“Mucho me temo que esa ha sido una de las principales funciones de las religiones: encender mechas, ofrecer coartadas, prometer dichas ultraterrenas a los asesinos por vocación.”

¿Asesinos por vocación amparados por las religiones?

No olvidemos que en España entre 1936 y 1939 y en la retaguardia del bando republicano, se produjo una autentica, pavorosa y cruel persecución religiosa que acabó con el asesinato, por mano de esos “mejores” republicanos, de al menos 13 Obispos, 4.254 sacerdotes, 2.489 frailes y religiosos, 283 monjas, 249 seminaristas y más de 3.000 seglares, cifra sin embargo difícil de cuantificar. En total, unos 10.000 muertos por el delito de ser católicos y no renegar de ello [ii] [iii] [iv] [v] [vi]

Y todos ellos murieron pensando que es una impostura afirmar que

“…todos tenemos solamente una vida, y que ninguna puede arruinarse por un abstracto Bien Futuro.”

pues las suyas las entregaron en búsqueda y defensa de ese “Abstracto Bien Futuro” —que los creyentes llamamos Resurrección y Gloria— ante pelotones de milicianos que, sin creencia ni fe en ese, ni en ningún otro “abstracto bien futuro”, sí que fueron asesinos, a secas, sin tan siquiera vocación, ni respeto alguno hacia sus víctimas, a muchas de las cuales torturaron antes de su muerte o cuyos restos profanaron después de ella.



[i] Fotografía de  Hans Gutmann Guster, también conocido como «Juanito»,o «Juan Guzmán»  (Colonia, 28 de octubre de 1911 – Ciudad de México, 1982), EFE. ed.; Siétamo (Huesca), agosto de 1936.- Sacerdote capturado por las fuerzas republicanas, instantes antes de ser fusilado.  efespseven981585

[ii] Andrés-Gallego, J., y Pazos, A. M., La Iglesia en la España contemporánea, voL 11, 1936-1939. Madrid 1999, p. 12.

[iii]  CARCEL ORTÍ, V.; Historia de la Iglesia en la España Contemporánea (ss. XIX  y XX). Madrid 2002, p. 147

[iv]  García Villoslada, R.; La Iglesia en la II República y en la guerra civil 1931-1939.; Historia de la Iglesia en España, Madrid 1979. pp. 370-372.

[v] Montero Moreno, A.; Historia de la persecución religiosa en España 1936-1939, Madrid 1999, pp. 749-768.

[vi] Enrique Somavilla Rodríguez; LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA EN ESPAÑA DURANTE LA II REPÚBLICA Y  LA GUERRA CIVIL; RELIGIÓN Y CULTURA, UV (2008), 191-526

6 comentarios:

  1. Hoy se cumplen 40 años de la “revolución de los claveles” lo que nos puede decir lo que es bueno y malo. De lo que puede hacer un ejército en vez de levantarse en armas contra el pueblo. Poner el fusilamiento de una persona, para favorecer un levantamiento armado, resulta que no es otra cosa que faltarle el respeto a la historia.
    Deberías de contar lo que hacia la iglesia católica, antes de la república, en vez de sacar las cosas de contexto. Y como estaban rabiosas las jerarquías eclesiásticas por esos privilegios que tenía y que desaparecieron.

    ResponderEliminar
  2. Nada tiene que ver la revolución de los claveles con nuestra Guerra Civil, por muchas circunstancias que sería prolijo explicar. Lease a Pio Moa en su Blog de Libertad Digital y entenderá mi afirmación.
    En la España de 1936 no hubo un ejercito levantado contra el pueblo, sino parte del ejercito y del pueblo en cada bando enfrentado en nuestra contienda Civil. La afirmación de que "El ejercito se levantó contra su pueblo" es pura demagogia.
    El fusilamiento que traigo a mi post ilustra la persecución sangrienta del frente Popular contra la Iglesia y los Católicos y lo que hago es criticar a Javier Marías cuando afirma que la Religión fomento el asesinato por Vocación.
    La Iglesia habría cometido abusos pero nada Justifica lo que fue un "Genocidio" protagonizado por la Izquierda por razón de Religión.
    No publico la "Historia de España para Dummies" que añadia a su comentario,
    Permitame que en mi Blog no acepte propaganda Frentepopulista, tan solo intercambio de opiniones y discusiones de fondo. a las que siempre estoy abierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tienes que ver, lo entenderías si dejase de leer a Pio Moa que no es historiador ni nada de eso, es alguien que ha puesto la extrema derecha para protegerse del resto. Podía usted tener en cuenta al resto de los historiadores europeos a ver que piensan de todo esto.
      No saque las cosas de contexto, hubo un golpe de estado fallido que termino en guerra civil. Claro que no fue todo el ejército, solo los fascistas que deseaban los años gloriosos del colonialismo donde la jerarquía militar tenía muchos privilegios.
      Ya que usted es enemigo de las persecuciones le contare algo a ver cómo lo ve. El mismo día que el ejército se alzó en armas contra la democracia. En un pueblo había un jefe de la policía local, el cual había recibido honores y fue ascendido por méritos de guerra, defendiendo las colonias africanas para su país. El teniente de la Guardia Civil, junto a todos los que estaban bajo su mando los llamo, junto con este jefe y sus inferiores para iniciar el encarcelamiento de algunas personas los cuales no habían cometido ningún delito, solo que tenían ideas diferentes, eso sí muy demócratas. Como es normal en una persona de honor dijo que no podía hacer eso, no era ni de ley, ni justo y aún menos moral. Pues bien fue detenido y fusilado al otro día por insubordinación. Todavía no había empezado la guerra.
      Claro que hubo un genocidio, tanto que la ONU insta a que se juzgue los asesinatos cometidos fuera de la guerra, pues la que liaron después de la guerra fue bestial.
      En las guerras siempre se mata a inocentes, por eso no se debe de proteger a quien las desea. En Dresde en la ll Guerra Mundial se mataron de un bombardeo a 200.000 civiles se calcula. Sin embargo se le culpa al que inicio la guerra, este amigo de Franco… como se llama…Hitler (se me olvida a veces los dictadores), eso si el bombardeo lo realizo los aliados.
      Lo de Portugal si tiene que ver, es como un ejército puede ayudar al pueblo a quitarse a los dictadores, en vez de ayudarlos.
      Pero te recomiendo que leas además de Libertad Digital otros medios, si pides libertad haz uso de ella, aunque puede ser que veas cosas que no te gusten y sean verdad… haya cada uno con su conciencia.
      PD: Le recomiendo que se olvide del Frente populista, eso no existe. Lo que tenemos encima es muy gordo es una ultra derecha que nos está llevando a la Edad Media a pasos agigantados. Tanto temía usted a que el comunismo, nos dejara sin casa, con salarios de miseria y sin sanidad ni educación que se ha conseguido pero gracias a la CEDA.

      Eliminar
  3. Estimado Anónimo:
    Pese a que hace usted manifestaciones muy gruesas bajo el antifaz del anonimato, le contestaré, pues creo que peca Vd. más de ignorante buena fe que de mala intención en sus juicios.
    En primer lugar he de decirle que Pio Móa, es uno de los más objetivos analistas de la historia de nuestro siglo XX, guste o no a sus críticos, que no han sido capaces de desmentir ninguna de sus afirmaciones.
    No saco nada de contexto. Hubo un levantamiento de la mitad de la población, ejercito incluido, contra un sistema descompuesto políticamente, después de un “pucherazo” —de libro— cometido por las izquierdas en las elecciones Generales de 1936, que habían perdido, lo que fue un autentico “Golpe de Estado” por parte del llamado Frente Popular, (Comunistas, Socialistas, Anarquistas y Nacionalistas) lo que creo fue, en gran medida, causa principal de la Guerra.
    Barbaridades se cometieron en ambos bandos, pero la operación de “limpieza” religiosa contra los Católicos por parte del “Frente Popular” fue una realidad indiscutible, reconocida por todos los historiadores de todos los credos. Un autentico “Genocidio” por causas religiosas.
    En cuanto a la represión tras la guerra, que usted califica de “bestial” no fue tal. Solo fueron condenados a muerte implicados en acciones criminales con las manos manchadas de sangre. Muchas de las condenas fueron conmutadas y el número de ajusticiados es mucho menor del que se maneja en las “leyendas urbanas”
    Según datos de historiadores como Ramón Salas Larrazábal, Rafael Casas de la Vega, o Ángel David Martín Rubio, entre otros, basándose en los registros civiles y otros medios fehacientes, estas cifras son una aproximación muy cercana a la realidad.
    Bajas totales de muertos de los dos bandos, 293.000.
    Bajas del bando del frente popular, 145.000. Esta cifra se desglosa en muertos en acciones de guerra, 60.5000; muertos extranjeros en acciones de guerra 13.500; Muertos civiles en acciones de Guerra 11.000; Muertes debidas a la represión 35.000; Ejecuciones después de la guerra 25.000.
    Bajas del bando nacional, 148.000. Cifra que los referidos autores desglosan del modo siguiente: Bajas en acciones de guerra, 59.500; Muertos extranjeros en acciones de guerra 12.000; Muertos civiles en acciones de guerra 4.000; Muertos por la represión ejercida por el bando republicano 72.500.
    Tengamos en cuenta también que de haber ganado los republicanos habría mayor número de bajas por represión en el bando nacional, o acaso pensamos que Comunistas, Socialistas y Anarquistas se habrían comportado con menor inquina que los Nacionales vencedores de la Guerra. Tan solo le recuerdo lo que hicieron los rusos con miles de oficiales polacos en las “Fosas de Katin”.
    Insisto en que la revolución de los claveles nada tiene que ver con nuestra realidad histórica. Nuestro Ejército se ha mantenido imparcial en todo el proceso de democratización iniciado en España tras la muerte de Franco, ya preparado desde dentro del propio franquismo, y que ha llegado a una Democracia real y activa, sin perjuicio de los problemas que podamos padecer hoy en día.
    Por cierto, mis lecturas son posiblemente mucho más amplias, variadas, críticas y abiertas de lo que Vd. pueda pensar; desde Marx hasta Hitler, —ambos y cada uno en su estilo deleznables— con variedad, profundidad y rigor intelectual.
    No me subestime, por favor. Mi posición política e intelectual dista, afortunadamente, y en igual medida, de cualquiera de los extremos.
    Como Aristóteles “amo a Platón pero amo más a la verdad”.
    P.D.: Olvídese Vd. del tópico populista de que nos gobierna la “Ultra Derecha” porque no es cierto, reflexione a cerca de las medidas de austeridad —muy similares a las aplicadas en España por el PP— que acaba de aprobar el Gobierno Socialista francés del Sr Valls; deje de escuchar los cantos de sirena de los líderes sociales que le intoxican —que inequívocamente apunto, sin equivocarme, que se sitúan en esa izquierda citada— y trate de ser más objetivo en sus afirmaciones.

    ResponderEliminar
  4. No creo muy oportuno, no publicar mis comentarios sin previo aviso. Eso sería un poco totalitario por su parte. A lo mejor ha sido porque ha encontrado alguna verdad y teme que se resienta en algún momento la conciencia suya o bien la de los que lo leen. Yo creía que solo las personas de la ultra izquierda eran las que quitaban el derecho a la opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo último es que me marque Vd. los calendarios de contestación o publicación de sus diatribas marxistas y antisistema. Mire Vd. Yo no quiero hacer objetivo esencial de mi blog la defensa de los nacionales en la Gerra Civil Española 1934-1939, pero no admito ni su prepotencia ni sus insultos y con esta contestación doy por zanjado el asunto.
      Lease en contestacion a sus falaces argumentos estos dos post que le envío, uno mío y otro de un tercero y doy por zanjado el dialogo, no porque Vd. tenga razón que no la tiene sino porque la Guerra terminó hace 75 años, y ya está bien de ser usada como argumento de disputa por la izquierda.
      España ha querido olvidarla y solo la izquierda trata permanentemente de recordarla.

      http://reflexionesheteroclitas.blogspot.com.es/2010/09/porque-soy-antimarxista.html

      http://laverdadofende.wordpress.com/2013/06/20/espana-no-era-democrata-en-1936/

      Con ello doy por zanjado este dialogo abusro

      Eliminar