domingo, 28 de agosto de 2011

EL CINTURON DE ORION





Cuando era un adolescente mi padre me inculcó el amor e interés sobre las estrellas ayudado por un planisferio como el que se ve en la foto adjunta, un sencillo instrumento de cartón que permite analizar el cielo visible de cada día.

Una de las cosas más fáciles de identificar en el cielo son las 3 Marías. La región central de la constelación de Orión, también llamada “El cinturón de Orión”, que está formado por tres estrellas gigantes azules cuyos nombres son Alnitak, Alnilam y Mintaka, que se encuentran a unos 1.500 años-luz de distancia de la tierra.

Estas estrellas nacieron de las inmensas nubes de polvo interestelar que existen en esa zona del espacio y que poseen formas muy conocidas por los astrónomos, como la nebulosa Cabeza de Caballo, en las proximidades de Alnitak.

Orión es, quizá, una de las constelaciones más reconocidas, posiblemente porque, además, es visible en los hemisferios norte y sur de nuestro planeta.

La constelación de Orión está asociada con un gran cazador mitológico, Betelgeuse formaría el hombro derecho del mismo, Bellatrix el hombro izquierdo, Saiph la pierna derecha y Rigel la pierna izquierda. Así mismo, la cabeza del cazador, estaría representada por el grupo de estrellas capitaneadas por "Meissa" y situadas al norte de la línea imaginaria que une Betelgeuse y Bellatrix. El brazo derecho, en acción amenazadora y supuestamente armado con un mazo lo forma un grupo de estrellas que parten en arco desde Alfa Ori. El brazo izquierdo, sin embargo, no existe sino en su terminación un grupo de estrellas en arco de norte a sur, denominadas todas con la letra Pi y que simbolizan el vellocino con el que el cazador se protege el brazo, o según otras interpretaciones, su escudo.

Pero una de las cuestiones más interesantes de esta constelación es su caracter mitológico en la gran mayoría de las civilizaciones de nuestra historia.

Para los astrónomos árabes, la constelación era conocida con el nombre Al Jauzah, y más tarde Al Jabbar (es decir, el gigante). Las conocidas "tres Marías" que, en línea recta, conforman el cinturón de Orión se conocían como "el Collar de Perlas". La estrella central del trío es Alnilan, e-orionis, (cuelga de perlas). La estrella que se encuentra sobre el Ecuador celeste es Mintaka, d-orionis, (es decir, cinturón), mientras que las más al sur de las tres es Alnitak, z-orionis, (una forma derivada de cinturón, en árabe).

En la mitología india, esta constelación, fue conocida como Prajapati o el señor de las criaturas y, por tanto, asociado a Brahma. Fue el padre de numerosas hijas, las que se convirtieron en esposas del Rey Somah, la Luna. La mitología nos cuenta que una de sus hija, Rohini esta representada por la estrella Aldebarán (en la Constelación del Toro). El Rey Somah habría tratado de mancillar a Rohini, su propia hija, causando la ira incontrolable de Sirio (la estrella más brillante del firmamento visible, en el Can Mayor). Sirio mató a Prajapati de un flechazo en el costado.

La flecha estaría representada por las tres estrellas que conocemos como el cinturón de Orión.
En la mitología greco-romana Orión era un gran cazador, tan famoso como engreído, al punto de afirmar que no habría sobre la tierra ningún animal o bestia que lo pudiera derrotar. Al oír tal soberbia la diosa Hera (Juno para los romanos) envió a un pequeño escorpión para que pinchara a Orión. El cazador, herido de muerte por la picadura, aplastó al escorpión con su garrote. Orión y Escorpión, convertidos en eternos enemigos, fueron representados en el cielo en lugares opuestos. Cuando Orión se levanta por sobre el horizonte Oriente, Escorpión se hunde en el horizonte Occidente.

En la mitología egipcia estas estrellas, el cinturón del cazador o la flecha justiciera que mata a Orión, constituían el lugar de reposo del alma de Osíris, el Dios del submundo y un símbolo de creatividad y de la continuidad de la vida, que fue asesinado por su hermano Set.

Es curioso también observar que las tres pirámides de Giza están alineadas con gran exactitud con el cinturón de Orión, es decir, forman una imagen de sus estrellas en la tierra.

En la actualidad las tres estrellas de Orión forman un ángulo que difiere por unos pocos grados con el que forman las pirámides.

Pero, si se calculan los cambios precesionales del cinturón de Orión a lo largo de los siglos, se comprueba que hubo un momento en que estas tres estrellas estuvieron alineadas exactamente igual en relación a la Vía Láctea que las pirámides en relación al río Nilo: hacia el 10.500 a.C. (hace unos 13000 años) Robert Bauval realizó éstos cálculos, que muestra en su libro "El misterio de Orión", y ve posible que sea en ésta época en la que se concibió el proyecto maestro de las pirámides de Giza.

En la imagen vemos un montaje de la superposición del cinturón de Orión sobre las pirámides de Giza vistas desde satélite, así como la representación de la constelación en el mundo egipcio:





Y me dirán todos mis lectores a cuento de que viene esta prolija explicación de Orión y su cinturón.

Ante todo por el mero deseo de “desengrasar” un poco después de un verano lleno de acontecimientos, dolores, aventuras, sorpresas, alegrías disgustos y sucesos varios, positivos y negativos, que si bien meteorológicamente aún dura, ya se acaba socialmente con el reinicio del curso escolar y laboral en septiembre.

lunes, 22 de agosto de 2011

UNA LLAMADA A LA ALEGRIA


Analicemos la visita del Papa a Madrid con ocasión de las Jornadas Mundiales de la Juventud y las reacciones negativas que su presencia ha suscitado en diversos círculos anticatólicos.

Las más evidentes, por llamativas, han sido las de los grupúsculos antisistema, de las que es un breve ejemplo este video:


Sin embargo, estas algaradas, con ser asquerosas, son manifestaciones menores de lo que son los más graves ataques al Papa y la Iglesia, que parten del seno de los llamados “Movimientos Católicos de Base” o movimientos antijerarquía (“Redes Cristianas”,“Católicas por el derecho a decidir” “Cristianos por el Socialismo”, “Cristianos Homosexsuales”, etc…)

Estos movimientos pueden encuadrarse entre de los sujetos a los que se refirió el Papa en su discurso del pasado día 20 al manifestar:

Sí, hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento. Estas tentaciones siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas, porque, en realidad, conducen a algo tan evanescente como una existencia sin horizontes, una libertad sin Dios.
Estos sujetos actúan muy sutilmente como si fuesen verdaderos representantes críticos, desde la fé y la razón, de los males de la Iglesia, cuando, sin embargo, no son sino instrumentos de posiciones más cercanas al agnosticismo o al racionalismo más relativista y extremo.

Así, como ejemplo de lo que hablamos, podemos citar el reciente artículo “Los Pecados del Vaticano” publicado el día 19 en El País, bajo la firma de Juan Arias.

El artículo de marras comienza con dos afirmaciones lamentables:

La jerarquía católica debería pedir perdón a la humanidad por sus ofensas a la doctrina predicada por Jesús.

La Iglesia prefiere la teología de la cruz en vez de la teología de la felicidad, que era la que predicaba Jesús

A parte de la recreación literaria absurda en la que cae el autor, (ex sacerdote y teólogo) hay una cuestión que es fundamental tener en cuenta: Intenta oponer el concepto “Teología de la Cruz” con el de “Teología de la Felicidad”, cayendo en dos errores fundamentales:

En primer lugar, la expresión "teología de la cruz" fue acuñada por Lutero y con ella expresa lo más característico de su forma de hacer teología. Así, Lutero contraponía su “teología de la cruz” a lo que él llamó “teología de la gloria” —teología que se gloría en las fuerzas de la razón humana— o teología escolástica católica, con lo que desde luego no es admisible, si queremos ser intelectualmente estrictos al analizar etas JMJ, decir que la Iglesia prefiere la “Teología de la Cruz”, pues sería tanto como decir que se aceptan los postulados teológicos Luteranos.

No se puede hacer preciosismo literario a costa de conceptos teológicos que son muy serios y tienen un claro significado y que el autor adultera, con gran superficialidad, en El Pais.

En segundo lugar todas las intervenciones del Papa en las Jornadas Mundiales de la Juventud, han sido una permanente llamada a la alegría de los Jóvenes en Cristo y no a la represión en sus conductas, como pretende el mismo periodista al afirmar:

"No sé de qué se confesarán los miles de jóvenes que se arrodillarán en los confesionarios improvisados del Retiro, aunque puedo imaginármelo, ya que la Iglesia inyecta en los jóvenes católicos la obsesión por el sexo más que por la justicia o por la libertad."

Que lejos, esas fatuas presunciones, del contenido de todos los mensajes del Papa a los jóvenes, en los que, en ningún momento, se ha referido a cuestiones de índole sexual, que parece que a quien obsesionan son al propio periodista.

He aquí algunas de las palabras del Papa que SI invitan a los jóvenes a la alegría:

Nosotros, en cambio, sabemos bien que hemos sido creados libres, a imagen de Dios, precisamente para que seamos protagonistas de la búsqueda de la verdad y del bien, responsables de nuestras acciones, y no meros ejecutores ciegos, colaboradores creativos en la tarea de cultivar y embellecer la obra de la creación. Dios quiere un interlocutor responsable, alguien que pueda dialogar con Él y amarle. Por Cristo lo podemos conseguir verdaderamente y, arraigados en Él, damos alas a nuestra libertad. ¿No es este el gran motivo de nuestra alegría? ¿No es este un suelo firme para edificar la civilización del amor y de la vida, capaz de humanizar a todo hombre?

Aprovechad estos días para conocer mejor a Cristo y cercioraros de que, enraizados en Él, vuestro entusiasmo y alegría, vuestros deseos de ir a más, de llegar a lo más alto, hasta Dios, tienen siempre futuro cierto, porque la vida en plenitud ya se ha aposentado dentro de vuestro ser. Hacedla crecer con la gracia divina, generosamente y sin mediocridad, planteándoos seriamente la meta de la santidad. Y, ante nuestras flaquezas, que a veces nos abruman, contamos también con la misericordia del Señor, siempre dispuesto a darnos de nuevo la mano y que nos ofrece el perdón en el sacramento de la Penitencia.


¿Donde está la tristeza, la falta de “teología de la felicidad” a que se refiere Arias?



sábado, 20 de agosto de 2011

ECLIPSE DE DIOS




Según Benedicto XVI, en su mensaje dado en el Escorial en la mañana del 19 de Agosto:

"En la sociedad actual se constata una especie de eclipse de Dios, una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza”

La declaración del Pontífice tiene más calado del que de las propias palabras pronunciadas pudiera deducirse.

Efectivamente en la segunda mitad del siglo XX los países occidentales han sufrido la más profunda transformación ética de su Historia, que encuentra su punto álgido en los años 60 con la revolución francesa de “Mayo del 68” y en los movimientos progresistas de las Universidades americanas bajo el principio de la “corrección política”.

Las revueltas de “Mayo del 68” en Francia han sido siempre tratadas con un matiz de añoranza y simpatía por la intelectualidad europea de finales del s.XX y principios del XXI, que omiten siempre su trasfondo ideológico marxista, pues no podemos olvidar que el efecto de aquellas revueltas constituyen el mayor éxito estratégico/ideológico del marxismo a lo largo de toda su existencia.

Y digo esto porque el efecto del “Mayo del 68“ no fue sino el de inculcar en las mentes de la burguesía bienpensante europea los principios del “Manifiesto Comunista”, pero no en forma de insurrección social, sino a través del más sutil método de la modificación de los hábitos y convenciones sociales.

Así el matrimonio dejó de ser considerado pilar básico de la sociedad, generalizándose el divorcio, introduciéndose hábitos de libertinaje sexual, y recalcando el concepto de liberación de la mujer mediante el mero reconocimiento del “derecho” al aborto.

Por otra parte se “superaron” los conceptos éticos tradicionales cristianos con un feroz relativismo y racionalismo ateos, se arrinconaron los conceptos de “justicia”, “libertad” y “amor al prójimo”, arrasados por los más “progresistas” de “justicia social” “laicismo” e “igualdad” y se atacó y puso en la picota el sistema occidental pero sin aportar soluciones realistas, sino amparandose, el movimiento social todo, en frases vacuas como “La imaginación al Poder” o “Democracia Real”, que nada concreto aportan a la solución de los problemas de la Sociedad contemporánea.

Por su parte, en las Universidades Americanas se vivió, por las mismas fechas, el fenómeno de la “corrección política” y el giro a la izquierda del partido demócrata.

Efectivamente en los años 60 y al amparo de los movimientos sociales pacifistas contra la Guerra de Vietnam, surgieron muchos grupos de activistas de izquierda en ambientes universitarios y académicos norteamericanos, cuya máxima expresión fue el llamado movimiento “hippie” y la corrección política, falso progresismo intelectual desenmascarado más tarde por diversos autores, entre los que destaca Peter Schweizer con su obra “Do As I Say (Not As I Do): Profiles in Liberal Hypocrisy” [Haz lo que yo diga (no lo que yo haga): Los perfiles de la hipocresía liberal”] y que ha dado lugar a las expresiones IZQUIERDA CAVIAR o GAUCHE CHAMPAGNE, para identificar a los actuales progresistas de los países occidentales, instalados en una mezcla éxotica de relativismo ético y de los lujosos hábitos sociales de la más tradicional oligarquía económica, mientras predican austeridad e igualdad y critican a “los poderes económicos”.

Realmente a esta izquierda del champagne y el caviar, no le debe ser nada fácil vivir la contradicción entre "la lucha por cambiar el orden social" y el gusto por la buena vida y el lujo obsceno.

Me remito en este punto al post “Sarkozy y la izquierda radical” publicado en este Blog en Mayo de 2007 que formula, en palabras del Presidente francés una de las más acertadas críticas a esa IZQUIERDA CAVIAR nacida en Mayo del 68.

jueves, 18 de agosto de 2011

NO OS AVERGONCEIS DEL SEÑOR


Mientras Madrid se llena de centenares de miles de jóvenes venidos de todo el mundo para la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud con el Papa Benedicto XVI, los antisistema, el mal llamado “Movimiento de los Indignados” campan a sus anchas por la ciudad, aunque ahora parece que con un mayor control policial a gusto o disgusto de unos y otros, con actuaciones policiales desacompasadas no por culpa de los agentes, sino de sus mandos y de la Delegada del Gobierno, que no sabe lo que se trae entre manos.

Y ahora desarrollan un conjunto de acciones subversivas contra la visita del Papa a Madrid con ocasión de las Jornadas Mundiales de la Juventud, ¿También están indignados con él y con el mensaje Cristiano? ¿No son esto más muestras de su carácter radical? Pero Pérez (Rubalcaba) les quiere montar un “chiringuito” informativo permanente para proveerles de cierta institucionalidad, a ver si así araña votos.

Como dijera Trillo “manda huevos!!!!”

Y los sindicatos, esos chupópteros que no representan a nadie y viven de nuestros impuestos, se han sumado a la iniciativa convocando huelgas en el metro de Madrid y en los aeropuertos “precisamente” coincidiendo —no se lo pierdan ustedes: en pleno mes de Agosto— con la visita del Papa y las Jornadas Mundiales de la Juventud.

El criterio frente a la insensatez del movimiento de los “Indignados” ha alcanzado incluso a intelectuales de prestigio.

Como muestra un botón, los comentarios al respecto de Gustavo bueno:

“Lo que más sorprende a muchos (entre los que me cuento) es el asombroso «analfabetismo político» (o económico, histórico, filosófico...) que delatan los «indignados» al exponer sus reivindicaciones, a su abrumadora vaguedad y ausencia de conceptos «técnicos» («democracia real ya», «no nos representan», «guerra a los Bancos», «elección directa del presidente del Gobierno», «contra el pacto del euro»). Me consta que muchos «indignados» que gritaban contra los pactos del euro acababan de escuchar esta expresión y no sabían de qué se trataba.
Es sorprendente que, en las entrevistas que algunos portavoces del movimiento ofrecían, no se manejase la más mínima terminología específica en cuestiones de política, de economía, de historia, de sociología, &c. Nada de historia política, ni de referencia a las intervenciones económicas de la Unión Europea; solamente una protesta global contra el capitalismo, contra la corrupción, contra la falsa representación («no nos representan»), pero sin decir nada sobre la representación y dándola ingenuamente como concepto evidente; «nos dirigimos contra el Sistema», pero sin precisar a qué sistema se refieren. Había frases anarquistas, trotskistas, marxistas, pero más bien como fragmentos que flotaban en una corriente de consignas y proyectos indeterminados, vagos, propios de un adolescente. Y sorprendía tanto más cuanto que muchos de los «indignados» entrevistados eran licenciados o doctores en Historia, en Psicología, en Sociología, ingenieros o incluso licenciados en Políticas. Prevalecía, sobre todos sus conocimientos facultativos, la ideología absorbente (humanista, pacifista, &c.) del pensamiento Alicia (como certeramente advirtió Tomás García). A mi particularmente me indigna (alguien dirá: «profesionalmente») esa filosofía de brocha gorda expresada con convicción totalmente ingenua y acrítica, capaz de confundir y anular cualquier conocimiento facultativo.”


Y ¿son estos analfabetos funcionales —saben leer y escribir, pero les sirve para poco— los que van a redimir nuestra Sociedad enferma?

La regeneración, la redención, son otra cosa muy diferente a la actuación vandálica anarcoide de los antisistema, y sus actuaciones violentas o rayanas en la violencia.

Siguiendo en la línea de la base filosófico-intelectual del movimiento de los indignados, hemos podido ver hoy miércoles 17 de agosto, víspera de la llegada del Papa en visita a Madrid con ocasión de las Jornadas Mundiales de la Juventud que la referencia intelectual de estos energúmenos es un libretillo publicado por el francés Stéphane Hessel, llamado “Indígnate” lo que no deja de ser sorprendente por su escaso valor intelectual.

Analicemos el ensayo en cuestión comenzando por saber quien es su autor.


Stephane Hessel es un antiguo miembro de la resistencia francesa, de origen judío/alemán y de la rancia “gauche divine” francesa, que en su librito aporta vaguedades y pocas ideas nuevas, pues todo su argumento radica en la vuelta a los principios de las proclamas de la Resistencia Francesa, recogidas en el programa del Consejo nacional de la Resistencia Francesa de 15 de marzo de 1944.

Es precisamente esa expresión del deseo de vuelta a los principios de la Resistencia Francesa lo que descalifica de origen las propuestas del escrito que comentamos, ya que solamente es una vuelta a los tópicos más anticuados de la izquierda clásica, cuyo renacimiento paneuropeo ha promovido Hessel a lo largo de toda su vida.

Entre esas propuestas citamos literalmente:

“... el retorno a la nación (es decir nacionalización) de los monopolizados medios de producción, frutos del trabajo común, fuentes de energía, riqueza de las minas, de compañías de seguros y de los grandes bancos; la institución de una verdadera democracia económica y social involucra la salida de los grandes feudos económicos y financieros de la dirección de la economía."

¿En que se diferencia esta propuesta de Hessel de las proclamas del Manifiesto Comunista?

O esta otra perla, justificando como legítima la violencia:

“Pienso naturalmente que el terrorismo es inaceptable; pero es necesario admitir que cuando el pueblo está ocupado por fuerzas inmensamente superiores a ellos mismos, la reacción popular no puede ser totalmente pacífica.”

Lo lamentable del alegato de Hessel radica precisamente en su falta de “imaginación”, de innovación en las ideas, ancladas en las proclamas comunistas de la Resistencia francesa de los años 40 del siglo pasado.

¿Y es con estos mimbres con los que los “indignados” tratan de crear el “cesto” de la “Nueva Sociedad” deseada?

No puedo dejar de estar de acuerdo con Gustavo Bueno:

A mi también

“…me indigna esa filosofía de brocha gorda expresada con convicción totalmente ingenua y acrítica, capaz de confundir y anular cualquier conocimiento facultativo.”

En cualquier caso, lo más llamativo de todo esto es que mientras los “antisistema” insultaban en la tarde/noche de ayer al Papa y a los peregrinos a las JMJ, los jóvenes peregrinos respondían con sus cantos de esperanza y alegría y sus oraciones.

Así podemos verlo en la foto que encabeza este escrito, que han publicado varios diarios madrileños, en la que se ve a un homosexual, con la bandera multicolor del orgullo gay en sus manos y pinta de “Drag Qween” que increpa a un grupo de jovencitas que le responden rezando de rodillas en la Puerta del Sol madrileña.

Todo se resume en la consigna lanzada por Benedicto XVI a los jóvenes esta misma mañana, en su discurso de llegada a Madrid:

“No os avergoncéis del Señor, y manifestar vuestra fe en un clima de respetuosa convivencia con otras legítimas opciones, exigiendo al mismo tiempo el debido respeto a las propias”.

La alegría de estos jóvenes frente a los ataques de los “indignados” encuentra su fundamento en su propia fe, pues tal y como nos dijo el Propio Cristo:

5:11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.
5:12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros
.

domingo, 31 de julio de 2011

EL MIEDO Y LA ESPERANZA


Según Gabriel Albiac “No hay realidad humana, sin la danza, laberíntica y cruelmente hermosa, del miedo y la esperanza. Lo demás es barbarie.”

Haciendo referencia a la consideración de que la relación entre la esperanza y el miedo es inevitable, pues el miedo no es otra cosa que la consecuencia necesaria de sentir la esperanza perdida o no alcanzar los objetivos deseados.

Sin embargo la esperanza y el miedo no son conceptos opuestos, sino inevitablemente conexos, la esperanza nunca entra en nuestra vida sin el temor a su lado. Si espero conseguir algo, también tengo miedo a fallar. Y esa relación es inalterable.

En la cultura occidental no existe la idea de que el miedo sea el precio de la esperanza. Por el contrario, no podemos imaginar la vida sin esperanza. El infierno, según Dante, es “El lugar sin esperanza". “Abandonar toda esperanza, los que entráis aquí", le advirtió a los condenados.

No obstante hay otras culturas como la Tibetana que huyen de esa confrontación/convivencia del miedo y la esperanza.

Según estas corrientes filosófico/religiosas, todo miedo o esperanza surgen de mirar hacia atrás o hacia adelante, llegando a la conclusión de que el momento presente es el único lugar de visión clara, sin las nubes provocadas por la esperanza o el miedo.

El maestro tibetano Patrul Rinpoche dijo al respecto en el siglo XIX:

”La perfección se alcanza no prolongando el pasado, no anticipando el futuro, no dejándose uno engañar por las apariencias, sólo habitando en la conciencia presente"

Según estas doctrinas sólo en el momento presente, libre de temor y esperanza, es cuando alcanzamos los dones de la claridad y capacidad de resolución, liberándonos también de la ira, la agresión, y la urgencia, lo que nos permitiría ver claramente la situación, tomar todo en consideración, y descubrir lo que hacer.

Sin embargo, al menos en nuestra civilización occidental, no parece posible llegar a esa desvinculación del individuo respecto de los conceptos de miedo y esperanza.
Vaclav Havel describe la esperanza como un atributo innato del ser humano, que no depende de los resultados y así nos dice:

"La esperanza es una dimensión del alma, una orientación del espíritu, una orientación del corazón, que trasciende del mundo que nos rodea y está anclado en algún lugar más allá de sus horizontes.... No es la convicción de que algo va a salir bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte."

Por su parte el miedo es esa angustia provocada por algo incierto o amenazante, algo extraño que puede alterar nuestro presente ya que parece anunciar un mal inevitable. Siempre subyace en el miedo la amenaza de la aniquilación y de la muerte o de la confirmación de un mal presagiado o advertido.

Y es precisamente la coexistencia del miedo y la esperanza lo que ha dado sentido a esta nuestra sociedad occidental, y no un miedo y una esperanza puramente material, sino trascendental.

El miedo a la muerte y la esperanza en la vida eterna, que constituyen la esencia de la religión cristiana, fundamento ético moral de nuestra cultura y sociedad.


viernes, 29 de julio de 2011

LA GOLONDRINA


Una antigua tradición china dice que las golondrinas son símbolo de buena suerte y que es de buen augurio tener la imagen de golondrinas en vuelo en algún lugar prominente de la casa.

También en las tradiciones populares españolas se dice que una golondrina que entra y vuela por una casa es un augurio de buenas noticias.

Hoy mientras estaba en el salón de mi casa con mi mujer, sentados charlando de nuestros problemas, que como para todo el mundo hoy en día son muchos, ha entrado por la puerta abierta que da al porche una golondrina, que tras sobrevolar por encima de nuestras cabezas, directamente, ha vuelto a salir rauda a los espacios abiertos del jardín.

No sé si será augurio de buenas noticias, pero me ha alegrado la mañana, y ha coincidido con el anuncio de adelanto de las Elecciones Generales anunciadas por el Presidente Sr. Rodriguez Zapatero para el próximo 20 de noviembre.
Esta es una mañana magnífica.

miércoles, 20 de julio de 2011

CUANDO LLEGUE EL ALBA


Llevamos tiempo, todos, deseando ver esa luz al final del túnel —esa luz del amanecer— y todos pensamos que cuando llegue el alba tendremos otra vida, al menos no peor de la que tenemos ahora.

El pasado 15 de mayo se produjo un movimiento popular, el de los llamados indignados, que pese a su carencia de contenido e iniciativas no dejó de ser manifestación del hartazgo de las buenas gentes de la calle, instrumentalizado lamentablemente por los movimientos anarcoides de extrema izquierda y los movimientos antisistema.

Pero en el fondo no dejó de ser un pacífico campanazo social que movilizó las conciencias en torno a la idea de que “las cosas tienen que cambiar” y pese a las esperanzas de la izquierda de que tal movimiento perjudicase a la derecha en las elecciones municipales, el efecto fue el contrario y los ciudadanos se manifestaron también electoralmente por esa necesidad de cambio.

Y no es que la gente piense que Mariano Rajoy sea portador del “Bálsamo de Fierabrás”, sino que no puede soposrtar más al inoperante gobierno que nos desgobierna desde 2004 como consecuencia no de sus méritos, sino por mor de la dramática carambola de los atentados del 11M.