domingo, 28 de agosto de 2011

EL CINTURON DE ORION





Cuando era un adolescente mi padre me inculcó el amor e interés sobre las estrellas ayudado por un planisferio como el que se ve en la foto adjunta, un sencillo instrumento de cartón que permite analizar el cielo visible de cada día.

Una de las cosas más fáciles de identificar en el cielo son las 3 Marías. La región central de la constelación de Orión, también llamada “El cinturón de Orión”, que está formado por tres estrellas gigantes azules cuyos nombres son Alnitak, Alnilam y Mintaka, que se encuentran a unos 1.500 años-luz de distancia de la tierra.

Estas estrellas nacieron de las inmensas nubes de polvo interestelar que existen en esa zona del espacio y que poseen formas muy conocidas por los astrónomos, como la nebulosa Cabeza de Caballo, en las proximidades de Alnitak.

Orión es, quizá, una de las constelaciones más reconocidas, posiblemente porque, además, es visible en los hemisferios norte y sur de nuestro planeta.

La constelación de Orión está asociada con un gran cazador mitológico, Betelgeuse formaría el hombro derecho del mismo, Bellatrix el hombro izquierdo, Saiph la pierna derecha y Rigel la pierna izquierda. Así mismo, la cabeza del cazador, estaría representada por el grupo de estrellas capitaneadas por "Meissa" y situadas al norte de la línea imaginaria que une Betelgeuse y Bellatrix. El brazo derecho, en acción amenazadora y supuestamente armado con un mazo lo forma un grupo de estrellas que parten en arco desde Alfa Ori. El brazo izquierdo, sin embargo, no existe sino en su terminación un grupo de estrellas en arco de norte a sur, denominadas todas con la letra Pi y que simbolizan el vellocino con el que el cazador se protege el brazo, o según otras interpretaciones, su escudo.

Pero una de las cuestiones más interesantes de esta constelación es su caracter mitológico en la gran mayoría de las civilizaciones de nuestra historia.

Para los astrónomos árabes, la constelación era conocida con el nombre Al Jauzah, y más tarde Al Jabbar (es decir, el gigante). Las conocidas "tres Marías" que, en línea recta, conforman el cinturón de Orión se conocían como "el Collar de Perlas". La estrella central del trío es Alnilan, e-orionis, (cuelga de perlas). La estrella que se encuentra sobre el Ecuador celeste es Mintaka, d-orionis, (es decir, cinturón), mientras que las más al sur de las tres es Alnitak, z-orionis, (una forma derivada de cinturón, en árabe).

En la mitología india, esta constelación, fue conocida como Prajapati o el señor de las criaturas y, por tanto, asociado a Brahma. Fue el padre de numerosas hijas, las que se convirtieron en esposas del Rey Somah, la Luna. La mitología nos cuenta que una de sus hija, Rohini esta representada por la estrella Aldebarán (en la Constelación del Toro). El Rey Somah habría tratado de mancillar a Rohini, su propia hija, causando la ira incontrolable de Sirio (la estrella más brillante del firmamento visible, en el Can Mayor). Sirio mató a Prajapati de un flechazo en el costado.

La flecha estaría representada por las tres estrellas que conocemos como el cinturón de Orión.
En la mitología greco-romana Orión era un gran cazador, tan famoso como engreído, al punto de afirmar que no habría sobre la tierra ningún animal o bestia que lo pudiera derrotar. Al oír tal soberbia la diosa Hera (Juno para los romanos) envió a un pequeño escorpión para que pinchara a Orión. El cazador, herido de muerte por la picadura, aplastó al escorpión con su garrote. Orión y Escorpión, convertidos en eternos enemigos, fueron representados en el cielo en lugares opuestos. Cuando Orión se levanta por sobre el horizonte Oriente, Escorpión se hunde en el horizonte Occidente.

En la mitología egipcia estas estrellas, el cinturón del cazador o la flecha justiciera que mata a Orión, constituían el lugar de reposo del alma de Osíris, el Dios del submundo y un símbolo de creatividad y de la continuidad de la vida, que fue asesinado por su hermano Set.

Es curioso también observar que las tres pirámides de Giza están alineadas con gran exactitud con el cinturón de Orión, es decir, forman una imagen de sus estrellas en la tierra.

En la actualidad las tres estrellas de Orión forman un ángulo que difiere por unos pocos grados con el que forman las pirámides.

Pero, si se calculan los cambios precesionales del cinturón de Orión a lo largo de los siglos, se comprueba que hubo un momento en que estas tres estrellas estuvieron alineadas exactamente igual en relación a la Vía Láctea que las pirámides en relación al río Nilo: hacia el 10.500 a.C. (hace unos 13000 años) Robert Bauval realizó éstos cálculos, que muestra en su libro "El misterio de Orión", y ve posible que sea en ésta época en la que se concibió el proyecto maestro de las pirámides de Giza.

En la imagen vemos un montaje de la superposición del cinturón de Orión sobre las pirámides de Giza vistas desde satélite, así como la representación de la constelación en el mundo egipcio:





Y me dirán todos mis lectores a cuento de que viene esta prolija explicación de Orión y su cinturón.

Ante todo por el mero deseo de “desengrasar” un poco después de un verano lleno de acontecimientos, dolores, aventuras, sorpresas, alegrías disgustos y sucesos varios, positivos y negativos, que si bien meteorológicamente aún dura, ya se acaba socialmente con el reinicio del curso escolar y laboral en septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario