sábado, 25 de octubre de 2014

LA AMENAZA REAL DEL CAMBIO CLIMÁTICO: ¿QUIÉN TIENE RAZÓN?




He descolgado este post para enriquecerlo, pues he encontrado un interesante artículo de opinión del Washingto Post, escrito por su editorialista y Prem¡o Pulitzer Charles Krauthammer en relación con el problema del Cambio Climático. 

El artículo en cuestión fue publicado en el Washington Post el 30 de mayo de 2008 bajo el título Carbon Chastity, y está en la linea del escepticismo que trato de trasladar desde esta reflexión heteróclita.

El texto está en inglés, pero creo que es de gran interés y puede leerse haciendo clic AQUI.

De este artículo solamente quiero destacar estos dos párrafos:
  • "Las predicciones que auguran catástrofes dependen de unos modelos, y esos modelos dependen a su vez de unos supuestos relacionados con unos sistemas tremendamente complejos, en los que se tiene en cuenta desde las corrientes marinas hasta la formación de las nubes, que absolutamente nadie entiende por completo. He aquí la razón de que los modelos sean inherentemente imperfectos y cambiantes. Los escenarios apocalípticos asumen que se producirá una catarata de sucesos tremebundos, cada uno de los cuales tiene determinadas probabilidades de ocurrir. La improbabilidad de que todos ellos tengan lugar simultáneamente convierte en meramente especulativas todas las previsiones de tal cariz.
  •  Pues bien, los ecologistas, así como los científicos y los políticos que les bailan el agua, se basan en dichas especulaciones para abogar por la imposición de regulaciones radicales en los terrenos económico y social. "La mayor amenaza para la libertad, la democracia, la economía de mercado y la prosperidad ya no es el socialismo", ha advertido el presidente checo Václav Klaus, "sino la ambiciosa, arrogante e inescrupulosa ideología del ecologismo".

En cualquier caso el problema del Cambio Climático ha vuelto a ponerse de moda en nuestra prensa como consecuencia de las palabras de nuestro Rey Felipe VI en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Recordemos que la reunión del IPCC el Panel Intergubernamental del Cambio Climático en Yokohama (Japón) ha llegado a la conclusión de que el cambio climático «continuará dando sorpresas» y alertan ante la falta de preparación para ese escenario.

La conclusión es clara: los riesgos del cambio climático dependerán en gran medida de la magnitud del calentamiento. «A más calentamiento aumentará la probabilidad de impactos graves y generalizados que pueden llegar a ser sorprendentes o irreversibles», dice el informe.

Las «líneas rojas» podrían resumirse en que todos los sistemas están en riesgo, con consecuencias más graves si la temperatura aumenta 1º C sobre el valor de 1986-2005 y en que el riesgo de fenómenos meteorológicos extremos, como olas de calor, lluvias fuertes e inundaciones costeras, ya es de moderado a alto con ese aumento de 1º C. Además, la distribución de los impactos es desigual, aunque en general son mayores para las personas y comunidades desfavorecidas de todos los países en cualquier nivel de desarrollo, mientras que los impactos agregados globales (pérdida de biodiversidad y de bienes y servicios que afectan a la economía mundial) son moderados para una subida de entre 1 y 2º C. Por último, el riesgo de cambios abruptos e irreversibles es moderado hasta 1º C de subida, pero aumenta de manera desproporcionada con un calentamiento adicional de 1-2º C y se convierte en muy alto por encima de 3° C.

«Es evidente que vivimos en una era de cambio climático causado por el hombre», dijo Vicente Barros Presidente del Grupo de trabajo II del IPCC

Para Chris Field, el otro copresidente del grupo, la adaptación para reducir los riesgos de un cambio climático está empezando a ocurrir, pero muy centrada en reaccionar a los acontecimientos pasados más que en prepararnos para un futuro cambiante. «Con los altos niveles de calentamiento que se derivan de un crecimiento continuo de las emisiones de gases de efecto invernadero, los riesgos serán difíciles de manejar, e incluso inversiones en adaptación fuertes y sostenidas ten-drán sus límites», Y advirtió de los principales problemas. Que serían:

ALIMENTOS

La inseguridad en la obtención de alimentos se exacerbará en los países de rentas medias y bajas, aparecerán nuevas bolsas de pobreza en las clases medio altas y crecerán las desigualdades en los países ricos. Con un aumento de la temperatura de 1º C, disminuirá la producción de trigo, maíz y arroz en las zonas templadas y tropicales en alrededor de 2% por década.

INUNDACIONES

A final de siglo el número de personas expuestas anualmente a inundaciones de ríos será tres veces superior al del siglo XX. De no adoptarse medidas que frenen la subida del nivel del mar, centenares de millones de personas serán víctimas de inundaciones costeras.

SALUD

Aumentarán los problemas sanitarios y la prevalencia de enfermedades ya existentes.

ECOSISTEMAS

Algunos hábitats únicos y amenazados afrontan un enorme peligro con un grado de aumento en la temperatura. Y de alcanzarse los 2"C, los más perjudicados serían los arrecifes de coral y el Ártico.

ECONOMIA

Reducción de la economía agregada mundial entre un 0,2 y 2% para una subida en torno a 2ºC, si bien reconocen que esta cifra no tiene en cuenta los eventos extremos

AGUA DULCE

Por cada grado que se eleve la temperatura disminuirá, al menos, un 20% la cantidad de agua disponible.


EVENTOS EXTREMOS

Los fenómenos meteorológicos extremos serán más frecuentes y graves con un aumento de 1ºC en la temperatura media global, y moderados de mantenerse las cosas como están.

BOSQUES

Si no se toman medidas, habrá una regresión de los bosques entre los próximos 10 y 30 años, con efectos sobre la biodiversidad y el almacenamiento de carbono, pues los bosques actúan como sumideros de CO


Sin embargo Antón Uriarte en su Blog CO2 [1] nos informa de las conclusiones del Panel No Intergubernamental del Cambio Climático (NIPCC), que contradice las del IPCC

El resumen de las conclusiones del NIPCC es el siguiente:

• El dióxido de carbono atmosférico (CO2) es un gas de suave efecto invernadero que ejerce un calentamiento, el cual disminuye progresivamente a medida que su concentración aumenta.

• La duplicación de la concentración atmosférica de CO2  desde su nivel pre-industrial, en ausencia de otros forzamientos y de retroalimentaciones, causaría probablemente un calentamiento entre 0,3 y 1,1ºC, la mitad del cual ya debe haberse realizado.

• Unas décimas de grado de calentamiento adicional, si esto ocurriese, no supondría entrar en una crisis climática.

• Los resultados de los modelos publicados en sucesivos informes del IPCC desde 1990 prevén que una duplicación del CO2 podría causar un calentamiento de hasta 6ºC hacia el 2100. Sin embargo, el calentamiento global cesó hacia finales del siglo XX y fue seguido (desde 1997) por 16 años de temperatura estable.

• Durante el reciente tiempo geológico, la temperatura de la Tierra ha fluctuado entre +4ºC y -6ºC con respecto a la temperatura del siglo XX. Un calentamiento de 2ºC por encima de la temperatura actual, si se diese, entraría dentro de los límites de la variabilidad natural.

• Aunque un futuro calentamiento de 2ºC causaría según la geografía respuestas ecológicas variadas, no existen evidencias de que esos cambios tendrían un efecto neto perjudicial para el medio ambiente global o para el bienestar humano.


• Con el nivel actual de unas 400 ppm todavía vivimos en un mundo hambriento de CO2. Niveles de concentración atmosférica 15 veces superiores a éste se dieron en el período Cámbrico (alrededor de hace 500 millones de años) sin efectos adversos conocidos.

• El calentamiento total habido desde aproximadamente 1860 corresponde a la recuperación de las temperaturas bajas de la Pequeña Edad de Hielo, modulado por ciclos naturales causados por las oscilaciones oceánico-atmosféricas, o por variaciones solares con las periodicidades de de Vries (de unos 208 años), de Gleissberg (de unos 80 años) y otras más cortas.


• La Tierra no se ha calentado significativamente durante los últimos 16 años a pesar de haber habido un incremento de un 8% en la concentración de CO2, lo que representa un 34% de todo el extra de CO2 añadido a la atmósfera desde el comienzo de la revolución industrial.

• El CO2 es un nutriente vital utilizado por las plantas en la fotosíntesis. El incremento del CO2 en la atmósfera “reverdece” el planeta y ayuda a que se alimente la creciente población humana.

• No existe una estrecha correlación entre la variación de la temperatura durante los pasados 150 años y las emisiones humanas de CO2. El paralelismo entre el incremento de la temperatura y el del CO2 durante el período 1980-2000 podría ser debido al azar y no necesariamente indica causalidad.


• Las causas del calentamiento global histórico son aún inciertas, pero existen correlaciones significativas entre el devenir climático y las variaciones multidecadales y la actividad solar durante los últimos cientos de años.

•Las proyecciones futuras de los ciclos solares implican que las próximas décadas pueden estar marcadas por un enfriamiento más que por un calentamiento, a pesar de que continúen las emisiones de CO2.

Al final la pregunta es:


¿Hacemos caso a los especialistas del IPCC e invertimos ingentes cantidades de dinero en adoptar las medidas de reducción de emisiones de CO2 que consideran imprescindibles? 

O por el contrario: 

¿Hacemos casos a los especialistas clima escépticos del NIPCC y no hacemos ese gasto enorme por ser innecesario?

Esa es una difícil cuestión y acertar es el reto.




[1] “Sumario Ejecutivo”, el Cambio Climático Reconsiderado II: Ciencia Física (Chicago, IL: The Heartland Institute, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario