jueves, 26 de diciembre de 2013

...EN LA MISMA PIEDRA

 
La Primera Guerra Mundial supuso la caída de los últimos vestigios del “Antiguo Régimen” en dos zonas tan importantes de Europa como el Imperio Austro-Húngaro y el Imperio Ruso.
Sin embargo su conclusión no supuso la tan ansiada “Paz”, sino que dio lugar a una crisis económica mundial, cuyo máximo exponente fue el Crack de 1929. El paro y la hambruna se extendieron por todo el mundo y se acabó desembocando en la Segunda Gran Guerra Mundial.
 El periodo histórico de “entreguerras”, en el que se produjo esta situación económica insostenible, dio lugar al nacimiento y consolidación de doctrinas de carácter socialistas y antidemocráticas, por una parte el fascismo-nazismo, socialismo nacionalista, y por otra el marxismo-comunismo, socialismo de signo internacionalista. Cuyo enfrentamiento protagonizó la historia del siglo XX todo.
Fueron fruto del sentimiento popular, de las clases sociales más desfavorecidas, de que la “Reforma” del sistema democrático “burgués” no solucionaba, ni sería capaz de hacerlo en el futuro, los graves problemas por los que se atravesaba.
Las circunstancias culturales, económicas, estructurales en fin, de la Europa de 2013 nada tienen que ver con las de la década de los 20 del siglo pasado, pero la pregunta empieza a formularse con cierta reiteración: ¿Estamos todavía en situación de solucionar nuestros problemas mediante reformas de nuestro sistema democrático, o necesitamos romper con este sistema, ya gastado, e inventar otro mejor?
Es famosa la frase de Winston Churchill afirmando que “La democracia es la peor forma de gobierno inventada por el hombre, con excepción de todas las demás formas que se han probado de vez en cuando”
Y lo cierto es que todas las formulaciones teóricas que en estos momentos se están barajando frente al sistema, que con carácter general podemos denominar “democracia occidental” y al que se considera en crisis insuperable, no aportan nada nuevo, no son sino meras variaciones sobre fórmulas ya fracasadamente ensayadas.
Y así, como panacea para controlar “Los Mercados”, concepto que, demagógicamente y desde ambas posiciones maximalistas, ha alcanzado la categoría de “Leviatán”, de mal absoluto, se proponen soluciones bien de tipo nacionalista, excluyentes de terceros, xenófobas, totalitarias y limitadoras de la libertad y claramente fascistas (Ejemplo de ello son los movimientos de alcance nacional como el “Amanecer Dorado” griego, o los movimientos nacionalistas territoriales de derechas de Cataluña o Vascongadas); o se tratan de reimplantar, con otras palabras, las doctrinas del socialismo internacionalista, marxista-comunista, igual de xenófobo, totalitario y antidemocrático, pero presentado hoy con otras palabras más amables, como hace el desaparecido y viejo marxista Stéphane Hessel, autor del libro ¡Indignaos! que planteaba  recuperar al espíritu de la “Resistencia” marxista-antifascista francesa de los años 40 y 50 del s.XX. como solución a nuestros actuales problemas y que se ha convertido en autor de cabecera de los movimientos “antisistema”.
O sea, que ideológicamente sigue sin haber nada nuevo bajo el sol. Tropezamos exactamente en las mismas piedras de siempre.
De nada sirven las bienintencionadas intentonas de crear un movimiento ciudadano —al margen de los partidos políticos—  como fórmula para el saneamiento de lo que se ha definido como un sistema podrido.
Creo que la única fórmula válida es el regeneracionismo desde la plataforma de los propios partidos.
Se me podrá llamar ingenuo, tratar de convencer de que la corrupción, instalada en los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, harían imposible esa regeneración, pero creo que la solución a nuestros problemas pasa por una democracia ordenada, donde, qué duda cabe, se necesita una regeneración intensa y cambios profundos, que solo se lograran dentro de un ordenado sistema de partidos.
Ahora bien, y dicho esto, se necesita un verdadero esfuerzo de regeneración y gran capacidad de gestión,  liderazgo e imaginación, para llevar a cabo el saneamiento que nuestras instituciones y nuestra vida social precisan.
Esperemos que alguno de nuestros políticos reúna esas características, y los necesarios apoyos para llevar adelante ese proyecto.
Sin embargo como es muy fácil terminar diciendo “que lo hagan ellos”, aquí propongo una serie de medidas —las más básicas y elementales— que creo que, razonablemente, podrían contribuir a la regeneración que proponemos. Tales medidas no son fáciles, necesitarían el acuerdo de la Sociedad toda vía referéndum, pues implican reformas de nuestra Constitución, pero creo que son imprescindibles.
1.- Reordenación del “Estado de las Autonomías” con recuperación de las competencias en materia de educación, sanidad, justicia y orden público, así como representación y fomento internacional, que hubiesen sido cedidas por el Estado Central  a las Comunidades Autónomas.
2.- Desaparición de los órganos legisladores de las Comunidades autónomas. Sus normas de funcionamiento tendrán el carácter de normas internas ejecutivas con carácter de ordenanzas y reglamentos sometidas, siempre, a la legislación general emanada del Estado a través del Parlamento Nacional.
3.- Desaparición del Senado Nacional por inoperante.
4.- Desaparición de las Subvenciones a Partidos Políticos y a Sindicatos, que habrán de financiarse con las cuotas de sus asociados y donaciones que habrán de regularse en una Ley de Financiación ad hoc.
5.- Reforma de la Justicia, abandonando el concepto Asambleario de la Cortes, que mantendrán las competencias de designación del Ejecutivo, y sus propias competencias legislativas, pero transfiriendo a los Jueces y Magistrados la elección de los miembros del Örgano de Gobierno del Poder Judicial, y estableciendo un sistema de meritos objetivos para el ascenso de los Jueces, que serán inamovibles y solamente sancionables por la Sala correspondiente del Tribunal Supremo, evitando asi influencias directas sobre los jueces de los poderes legislativo o ejecutivo.
6.- Reforma del Ministerio Fiscal, de tal forma que siendo el Fiscal General del Estado designado en proceso electoral, sea independiente del Poder Ejecutivo, lo que debería acompañarse de una reforma del Estatuto de la Fiscalía y de las normas procesales, suprimiendo las competencias de Instrucción de los Jueces, cuya función habrá de ser Juzgar y no Instruir o investigar, y correspondiendo el impulso investigador y acusador, además del de defensa de la legalidad, a la Fiscalía y no a los Jueces.
Apunto sólo esta media docena de medidas; Más deberían impulsarse, pero todo ese proceso regenerador y reformista —que por desgracia presumo que contaría siempre con la oposición de la cerril izquierda patria— es la única garantía de un futuro mejor para nuestros ciudadanos.
Esperemos que alguien sea capaz de iniciar este proceso.

7 comentarios:

  1. Pilar Dijo: Medidas tan difíciles de poner en práctica que dudo que exista alguien no sólo que sepa sino que quiera impulsar. Pero dicho esto me encantaría que por lo menos se discutieran para impulsar el saneamiento tan imprescindible que necesitamos

    ResponderEliminar
  2. Veo que usted no le gusta el marxismo, aunque lo ha leído poco, algo que se contradice. En Rusia fue el pueblo que se levantó contra un poder que le hacía pasar hambre y miseria. Aunque el auténtico comunismo murió cuando una oligarquía se volvió hacerse con el poder. Pues si repasara la historia de Rusia, vería que hubo una guerra civil entre los que deseaban el poder del pueblo en contra de los que ganaron la guerra que fue los que querían ponerse al mando y dejando al pueblo al margen.
    Si estoy de acuerdo con usted que de esto se sale con democracia no recurriendo a regímenes dictatoriales, pero es ahora cuando el pueblo tiene que coger las riendas del país y no dejarlo en manos de partidos que como todos sabemos son los encargados de llevar el sistema de este país. Aunque los que más ganan y los auténticos dueños son los poderes financieros.
    Usted se olvida de algo importante que no ha querido nombrar, no sé si ha sido por olvido o lo ha hecho intencionadamente. El capitalismo, este sistema que lleva años instaurado ha llegado a su fin y hay que crear algo nuevo y que de cobijo a todo el mundo. El capitalismo ha dado al viejo continente muy buenas cosas, aunque a costa de muchos horrores que sufrían ciudadanos de otros países que como no se veían nos parecían que no existía. El problema viene cuando el capitalismo se extendido por todo el planeta. Ahora ya no se puede esconder la miseria como antes, todos los países tienen algo de pobreza y de miseria, algo que va unido al sistema.
    Es evidente que algo tiene que salir de todo este desastre. Como decía Manuel Milian que no creo que se pueda tratar de comunista ni de nada de eso decía: Se tiene que producir cambios y vendrán por parte de la izquierda pues la derecha quiere mantener todo esto.
    Así que agradezco que se ponga a criticar todo esto, pero si no ataca la auténtica raíz del problema, todo esto es en vano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, estimado ANONIMO, agradecerle sus comentarios, efectivamente no me gusta el marxismo y lo he leído bastante más de lo que Vd., no sé por qué razones, piensa. Si quiere un análisis más profundo de mi antimarxismo le recomiendo el post PORQUE SOY ANTIMARXISTA al que puede acceder en este mismo Blog.
      Por otra parte permítame discrepar de alguna de sus afirmaciones. En Rusia el levantamiento popular obedece a causas diversas y complejas, entre las que se suman el fracaso de la Guerra Ruso China, la hambruna de 1914, y las maniobras de los “soviets” contra la Republica Moderada Instaurada por Kerenski. Entre otras cosas.
      La guerra civil lo es entre los llamados “rusos blancos” opuestos al Estado Soviético Comunista, y los “Rojos”.
      Dice Vd. que de esto no se sale más que a través de la democracia, en lo que coincidimos, pero yo creo que solo a través de una democracia organizada o de partidos, el “asamblearismo” nunca ha conducido a nada más que al desorden y al terror, a la anarquía y a la ineficacia.
      Finalmente y en cuanto al Capitalismo, solo una afirmación: Es el libre mercado y las leyes que lo dominan quienes son capaces de crear riqueza y trabajo, nunca han funcionado sistemas de economía dirigida o programada. Lo que no quita que la riqueza generada deba responder, en parte, a una finalidad social, pero recordemos que ya nuestra propia Constirución lo dice al manifestar que España es un Estado Social y Democratico de Derecho, y al hablar de la función social de la propiedad.

      Eliminar
    2. Antes de todo darle las gracias por publicar mi comentario y poder debatir conmigo de igual a igual y sin insultos ni despropósitos. Pues creo que es la mejor de llegar a entendimientos. No me tome como anónimo, soy “UN ANONIMO” que ya comento en algunos blog de por aquí, después te dejare mi identificación de quien soy
      Está claro que si toma el marxismo por malo porque no ha sabido responder a las problemas de los ciudadanos, hay que dar por mal también a este sistema de libre mercado pues desde que se impuso a traído mas desigualdades.
      En Rusia todas causas muy diversas, pero hasta que no cayó el yugo de los zares no se pudieron quitar el hambre. Esos soviets fueron los que no le quedó más remedio que hacerse con un poder que se le estaba negando. Soviets no era otra cosa que el pueblo organizado, no es que fuera un ente o institución.
      Al decir asamblearismo quiere discriminar esa misma palabra y reducirla a algo banal y feo. Sin embargo quiero recordarle que lo que hacen los diputados en la cámara es un asamblearismo representativo. Aunque usted está de acuerdo conmigo que no todos pero una cierta oligarquía está asaltando a los ciudadanos en vez de defenderlos.
      Como usted ve discrepamos en muchas cosas pero solo ve el mal en la parte que le interesa. El mal llamado libre mercado no es otra cosa que economía dirigida y programada para que grandes poderes financieros se hagan con la vida de los demás. Esto no puede negarlo pues ahí están los datos, cada vez hay más desigualdades entre unos y otros. No estoy yo a favor de URSS pues cambiaron a unos amos por otros, como se pudo ver con la diferencia de al menos no pasaban calamidades, algo que si está pasando ahora con el mal llamado libre mercado.
      Sé que es amigo de las frases, por eso hay una por ahí que dice “Todo lo malo que temíamos con el comunismo, de que nos quitarían hasta la casa, está ocurriendo con el capitalismo”
      Es cierto que no tenía toda la razón Marx al decir que al final se llegaría a un sistema donde una persona lo controlaría todo, tiene más razón Engels que dijo que serían varias personas las que se harían con el poder mundial y es exactamente lo que está ocurriendo.
      Por ultimo decirle que no se fije en el comunismo que ha habido hasta ahora, pero tampoco se fije en el capitalismo que hay pues los 2 han errado, aunque peores estadísticas para el capitalismo. Intentemos crear un sistema donde no pase todo esto que ha pasado y nos sirva para crear un mundo mejor, donde sí se globaliza algo que sea igualdad.

      Eliminar
    3. Ante todo manifestarle que no tengo la costumbre de insultar ni descalificar a las personas con las que mantengo una discusión con diferencias de criterio, al menos en tanto y cuanto no lo hagan ellos conmigo. Creo que la discusión con quienes piensan de forma diferente a la mía es enriquecedora, Como dijera Sócrates, en su dialogo con Gorgias a cerca de la retórica, según relató Platón:
      “Soy de los que gustan que se les refute cuando no dicen la verdad y de refutar a los otros cuando se apartan de ella, complaciéndome tanto en refutar como en ser refutado. Considero, en efecto, que es un bien mucho mayor el ser refutado, porque es más ventajoso verse libre del mayor de los males —el error— que librar a otro de él. No conozco, además, que exista mayor mal para un hombre que el de tener ideas falsas en la materia que tratemos”
      En primer lugar he de decirle, y así lo expreso en el Post “Porqué soy antimarxista”, al que antes me refería, que no lo soy por el mero hecho de que el marxismo haya hecho mal a los hombres, sino porque desconoce o desprecia el concepto de libertad individual en beneficio del concepto genérico de igualdad, con desprecio de la cualidad trascendente del ser humano, que es precisamente su valor intrínseco como tal y no como un elemento más de la masa, que haya de ser absolutamente “igual” a sus semejantes..
      Por otra parte lamento tener que contradecirle cuando afirma con tanta alegría que la caída de los Zares solucionó los problemas de hambre en Rusia o que los soviets son “el pueblo organizado para alcanzar el poder que les estaba negado”.
      Antes de la toma del poder por los bolcheviques existió un intento de Republica moderada que concluye con la caída de Kerenski, y cristaliza en la revolución bolchevique de octubre de 1917, y el hambre y la miseria se perpetuaron durante décadas entre la población Rusa.
      Finalmente no le cambio mi defensa del sistema Capitalista o de mercado por sus pretensiones de “Igualitarismo”; como dijera en su día Oscar Wilde, el Socialismo nos hará a todos más iguales pero también más tristes.
      Desde mis posiciones ideológicas tengo más en consideración el respeto a la libertad individual de los hombres que al concepto de igualdad y el marxismo quiere imponer la igualdad a costa de aquella libertad, planteamiento que no puedo compartir.
      Finalmente y en cuanto al “asamblearismo”, si, utilizo el concepto con carácter crítico y negativo.
      No creo en la “Asamblea” de origen revolucionario francés. Creo en la existencia de un sistema Parlamentario de libertades, basado en la división de poderes, en el que la Cámara Legislativa legisle y a todo más designe al ejecutivo, pero en el que el poder judicial sea independiente y no dependiente del Parlamento, como garantía de la aplicación de la Ley a todos y en cualquier circunstancia.

      Eliminar
    4. El marxismo piensa en la libertad de la persona, pero dentro de un entorno. No hay que olvidarse que la libertad de cada uno se acaba cuando empieza a molestar a la de otros. Es algo que se ha puesto siempre se ha criticado con respecto al marxismo. Pero vuelvo a repetir que el capitalismo ha quitado mas libertad que el marxismo. ¿Con que libertad cuenta una persona que no puede comer, o no puede mantener a su familia? O bien se tiene que vender por un miserable sueldo si quiere al menos sobrevivir. Esto no es algo que lo diga el marxismo es algo que hasta Los Derechos Humanos lo contempla, y eso que esto esta firmado por casi todos los países.
      Usted como siempre se basa en las malas experiencias de la historia para dar forma a sus ideas, pero le vuelvo a repetir, que el capitalismo ha hecho mas daño a la humanidad que el marxismo. Que aunque te dice que te da la libertad, te mantienes como esclavo del sistema. La igualdad hay que imponerla, es algo que en todas las constituciones esta contemplado. Aunque después se encarga el capitalismo de no llevarlo a cabo. Pues como es igual el que no puede darle a su familia estudios y una buena educación por falta de medios económicos.

      Eliminar
    5. Permitame UN ANONIMO concluir este dialogo con tres afirmaciones:

      El Marxismo defiende la igualdad, no la libertad, que queda supeditada a ella. Le copia aquí una frase de un gran filósofo como es Bebedicto XVI:

      El marxismo parte de la idea de que la libertad es algo indivisible y subsiste por tanto, como tal, sólo si es la libertad de todos. La libertad está unida a la igualdad: para que haya libertad, hay que establecer ante todo la igualdad. Lo que significa que para el objetivo de una plena libertad son necesarias ciertas renuncias a la libertad. La solidaridad de los que combaten por la libertad común, de todos, precede la realización de la libertad individual.


      La igualdad “impuesta” no es igualdad, es aborregamiento

      Por último no cabe duda de que es mucho mas abundante la existencia de personas que que no puede darle a su familia estudios y una buena educación por falta de medios económicos en los paraísos del socialismo real que en los capitalistas.

      Y claro que me baso en las malas experiencias de la historia, en una en concreto El Capitalismo ha destruido más hambre y ha creado mas riqueza en beneficio de todos que los ensayos de marxismo o socialismo real.

      Eliminar