sábado, 16 de noviembre de 2013

CUESTIONES DE FE


Me plantean un amigos cuestiones que son difíciles de contestar y que se refieren a la existencia de la fe, posiblemente tras repasar los post de mi blog, y con  la siguiente misiva:
 
“Querido Jesús: Cuan angosto es el camino hacia el paraíso, Quien sabe, tal vez tengamos la hoja de ruta grabada en nuestro subconsciente, pero que enorme grito de angustia cerrar las puertas a la fe y acabar en la descreencia. En cualquier caso, crea o no, no estoy dispuesto a aceptar a un Dios vengativo que entrega la gloria quienes secundan sus mandamientos y cantiga,, en un juego retributivo del bien y del mal a quienes le desobedecen.”
 
Cuan angosto es el camino hacia el paraíso....
 
Quien sabe, tal vez el libro de instrucciones venga grabado en nuestro subconsciente cual el software de los cachivaches que llenan nuestras vidas.
 
Los filósofos clásicos partidarios del “iusnaturalismo” consideraban que determinadas “potencias” espirituales eran consustanciales al hombre, implícitas a su propia existencia, inspiradas desde la naturaleza propia de las cosas, por el Creador o por la propia Evolución de las especies según construcciones más tardías, como un código genético indeleble a modo de evolución de los instintos animales.
 
O tal vez se nos grabe, a sangre y fuego, en el subconsciente por la propia sociedad en la que nos desarrollamos, desde el momento mismo en que se nos inflige la vida.
 
¿Por qué el rechazo de la fe habría de ser un grito de angustia....?
 La angustia es la descreencia misma....:  ¿Qué mayor angustia que vernos huérfanos en la inmensidad de nuestra propia existencia?
 
No pienso que el rechazo de la fe  pueda ser considerado desde las perspectivas de la culpa o el  victimismo, salvo en cuanto reacción anímica frente a una situación “anómala” que se plantea en el círculo más intimo de cada individuo, pues algo de “antinatural” tendrá cuando da lugar a una situación anímica tan peculiar de “pugna interna”.
 
Si la falta de fe, la descreencia,  fuera algo adecuado a la naturaleza del hombre, al igual que la respiración o el sueño, no daría lugar a debates intelectuales tan intensos.
 
Y no quiero circunscribir mis reflexiones  al ámbito de la fe conforme a las doctrinas de los credos imperantes, ya sean  cristianos, budistas, animistas mahometanos...., si no a la consideración de la existencia “trascendental” de ser humano, de la existencia de su espíritu entendido como algo más que el resultado de una afortunada conjunción de conexiones neuronales..... y de la creencia en un más allá que exista por encima de consideraciones retributivas.
 
El alma es y existe y su destino es reunirse con el sumo hacedor, en la glorificación de su esencia y si negamos esta “verdad” no nos queda más consuelo que pensar que el fin de nuestra existencia es tan absoluto, que al fin y a la postre, no somos más que materia absurda destinada a su desaparición y que solo los genios tendrán futuro en nuestro mundo conforme a lo expresado por CICERON: La vida de los muertos perdura, tan solo, en la memoria de los vivos

2 comentarios:

  1. Pilar dijo: Y hasta los genios son olvidados...

    ResponderEliminar
  2. Fernando Dijo:
    De tus reflexiones, probablemente sea la que más me ha gustado.
    Veo tristemente que la vulgaridad en el idioma se sigue extendiendo ("hoja de ruta" sin duda es mucho más EFICIENTE que el "libro de instrucciones" que tu empleas.
    La lucha es la de siempre; el todo vale, el bien no se premia ni el mal se castiga, la moral, la ética, la virtud, el esfuerzo, la voluntad, el sacrificio de la filosofía cristiano-judaica no valen (yo prefiero hablar de los valores del catolicismo, que son el pilar de nuestra civilización desde hace más de dos mil años; ya nadie tiene ni idea de cuales son las virtudes cardinales y teologales, fundamento de la caridad cristiana, hoy sustituida por la mucho más eficiente acción social)
    Bueno, no sigo, que si no, no paro....

    ResponderEliminar