lunes, 26 de enero de 2015

REFLEXIÓN HETERÓCLITA SOBRE LAS ELECCIONES GRIEGAS



Es lamentable, aunque era previsible, que los plumillas de izquierdas se manifiesten escandalizados porque el partido de extrema derecha “Amanecer Dorado” haya sido la tercera fuerza política más votada en las elecciones de ayer domingo.

Nadie comenta, sin embargo que el partido ANEL, con el que Tsipras, líder de Syriza ha pactado para hacerse con la presidencia del Gobierno, es igual que él antieuropeista, xenófobo antiinmigración, nacionalista de derechas y tradicional defensor de la primacía de la Iglesia Ortodoxa en Grecia, y del respeto a sus privilegios políticos, vamos, casi fascista, pero como ha pactado con los rojos no pasa nada...

Y es lamentable que el comunismo que representa Syriza haya recibido en los países occidentales vitola de demócrata con aquella finta tan exitosa de Carrillo del Eurocomunismo, y es de destacar que no hay hoy en día formación comunista que pese a usar su bandera roja con la hoz y el martillo, cantar la internacional y ser anticapitalistas, usen su verdadero nombre de COMUNISTAS; por algo será que lo ocultan.

Sin embargo sus eslóganes, sus mensajes populares y su parafernalia sigue siendo la misma que la del comunismo del período de entreguerras, del que es muestra significativa nuestra España de la malhadada II República.

Marx ya criticaba a los revolucionarios hoy al uso con estas palabras, descriptivas y premonitorias:

“La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos aparentan dedicarse precisamente a transformarse y a transformar las cosas, a crear algo nunca visto, en estas épocas de crisis revolucionaria es precisamente cuando conjuran temerosos en su exilio los espíritus del pasado, toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y este lenguaje prestado, representar la nueva escena de la historia universal.” [1]

Afirmando que cada Revolución ha de tener su forma y su estética propias, las adecuadas al momento histórico en que se produzca y no imitando las actitudes de otras revoluciones anteriores.

No parece ser esta la dinámica de PODEMOS, que no deja de ser un calco risible de los mensajes frentepopulistas de la España de los años 30 del s.XX.

La última memez de su líder Pablo Iglesias es afirmar que el Himno español, la “Marcha Real” le parece chusca y fascistoide.

¡Una pieza musical compuesta en el s.XVIII! calificada de chusca y fascistoide…

O es total incultura, o es ejemplo de aquel “lenguaje prestado” al que se refería Marx en la obra anteriormente citada.

Habría que recordar a todos estos mesías del antifascismo que en Europa el fortalecimiento de las fuerzas fascistas ha sido siempre paralelo al crecimiento del comunismo, y siempre en épocas de penuria económica en los que más fácil es atacar por el flanco populista de contentar a las masas.

En fin, que ha llegado Syriza al gobierno griego y sus émulos los PODEMITAS  andan de resaca con las alegrías de la victoria de sus parientes, pero esperemos unos meses,; faltan 10 en España hasta las elecciones generales, y veamos cual sea el efecto del nuevo gobierno griego en relación con los problemas de aquella nación.

Entonces veremos si estas cañas no se les hacen lanzas…




[1] Karl Marx; “El 18 Brumario de Luis Bonaparte”; tercera edición alemana de 1885.

No hay comentarios:

Publicar un comentario