miércoles, 22 de septiembre de 2010

ADOCTRINAMIENTO


Llueve sobre Madrid, intensamente, y ha refrescado. Se nota que estamos ya en otoño.

Y entre chubasco y chubasco leo la entrevista que se publicó el viernes 17 de septiembre en ABC, en la que la “Gran Maestre” de la Logia masónica “El Derecho Humano”, Paloma Martínez, trata de convencernos, cual si de monja clarisa se tratase, de que la masonería no es más que un club de gente “que no practica el secretismo, sino la discreción” y que no es anticlerical, sino laica, aunque propugna que “la religión se limite al ámbito privado” y que “la Iglesia se quede donde se debe quedar” aunque no nos diga donde es ese lugar.

En “la Tercera” del mismo diario y fecha se publica un artículo firmado por David Cameron, en la que el Premier Británico valora positivamente la controvertida visita del Papa al Reino Unido, muy criticada en los círculos laicistas y el papel de la Iglesia Católica en el mundo, con una perspectiva muy diferente a la de los masones; en él nos dice:

“… la visita del Papa tiene que ser bien recibida no sólo por los católicos del Reino Unido, o por los creyentes en general, sino por todos los que valoramos las contribuciones de los credos religiosos a nuestra sociedad, y por quienes comprenden que la fe es un don que se debe abrazar, no un problema que se tenga que superar.
Quizás no siempre estemos de acuerdo con la Santa Sede, pero eso no debe impedirnos reconocer que el mensaje general de ésta puede ayudar a plantearnos preguntas sobre nuestra sociedad y la forma en que nos tratamos nosotros mismos y a los demás”.


Estos dos sueltos periodísticos me dan pié a abordar, en esta nueva “reflexión heteróclita”, el problema del intervencionismo moral y sociológico en que incurre reiteradamente nuestro gobierno sobre la base de la “laicidad” y la “igualdad” que quiere imponer en nuestra Sociedad.

¿Pero qué es exactamente lo que se quiere?

Pues una mezcla de resultados deseados históricamente desde el marxismo y desde la masonería.

Y aunque les suene a mis lectores a “remedo” de la "conspiración judeomasónica” de la que ya advirtiera reiteradamente el “Invicto”, lo cierto es que desde posiciones democráticas liberal conservadoras, mucho me temo que nos encontremos ante algo más que una mera sospecha.

No han faltado en los últimos tiempos quienes han criticado la opción de nuestro gobierno de implantar la “educación para la ciudadanía” como una muestra más del tradicional “adoctrinamiento marxista”.

En parte tienen razón, pues si bien el propio Marx se declaró contrario a la “Educación de Estado”, también propugnaba la no intervención de la Iglesia en los procesos educativos; así, efectivamente, en sus “Glosas críticas al programa de Gotha [del Partido Obrero Alemán]” Marx nos dice:

"...eso de "educación popular a cargo del Estado" es absolutamente inadmisible. ¡Una cosa es determinar, por medio de una ley general, los recursos de las escuelas públicas, las condiciones de capacidad del personal docente, las materias de enseñanza, etc., y, como se hace en los Estados Unidos, velar por el cumplimiento de estas prescripciones legales mediante inspectores del Estado, y otra cosa completamente distinta es nombrar al Estado educador del pueblo! Lo que hay que hacer es más bien substraer la escuela a toda influencia por parte del gobierno y de la Iglesia.... por el contrario, es el Estado el que necesita recibir del pueblo una educación muy severa...."

Pero junto con esta tesis del origen marxista de la pretensión adoctrinadora del Gobierno de Rodríguez, no podemos olvidar, tampoco, la influencia masónica de sus planteamientos.

En La Conferencia Interamericana de la Masonería, Jorge Eliécer Salazar Avenia, Gran maestre de la Masonería Venezolana, citó al escritor uruguayo Jaime Monestier como adalid de la educación laica, ya que según él:

“La educación laica es piedra angular y arco de resistencia en la construcción de la estructura filosófica de la masonería”.

Por su parte, el Congreso Masónico internacional, reunido en París en 1889, el Gran Oriente de Francia, manifestó que:

“La Masonería, que preparó la Revolución de 1789, tiene el deber de continuar su trabajo, tendente a la implantación de la república social universal, en la que, después del derrocamiento de toda clase de tiranía espiritual y política, de los poderes dinásticos y "teocráticos" y de los privilegios de clase, reinará la más grande libertad individual posible y una igualdad social y económica en conformidad con los ideales Masónicos, verdaderos objetivos finales de esta labor social.”

Pero si estas declaraciones procedentes de la propia masonería son significativas, centrémonos también en los hechos que nos hacen profundizar en nuestro convencimiento:

Hace pocas semanas un poeta mediano como es Gamoneda, amigo personal del Presidente Rodríguez y actual presidente de la logia masónica en la que sirvió su abuelo, ha sido galardonado con el premio Cervantes de Literatura.

¿A qué responde ese premio inmerecido a un poeta menor: a sus discutibles meritos literarios o a su cualidad de Masón ejerciente?

Y la opinión ni es tan solo mía, ni es una invectiva. Como muestra dos botones:

El Premio Nacional de Poesía Felipe Benítez Reyes define a Gamoneda como un hombre tosco, con mucho complejo de inferioridad, y que además se ha creído un gran poeta cuando es un poeta del montón”.

Por su parte, el Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Granada, el profesor Luis García Montero declaró no hace mucho en Canal+ que “si premiaron a Gamoneda fue por razones políticas, es un “Cervantes sin lector”.

Por otra parte el autor encargado por la editorial SM para elaborar el libro de texto de de esta editorial para “Educación para la Ciudadanía” es José Antonio Marina, que da la casualidad de que es el portavoz oficioso del Ministerio de Educación en estas materia. Marina sostiene abiertamente que:

“Es necesario superar el monopolio que las religiones han ejercicio sobre la moral”


Un discurso abiertamente masónico, aunque no pueda afirmar que Marina abrace la disciplina masónica. Pero es que además, Marina defiende que la educación:

“…debe ayudar al educando a forjar su identidad nacional, sexual, etc. Es decir, no se nace español o francés; ni hombre o mujer, sino que el educando va construyendo su propia identidad a su antojo".

Estos datos confirman la tesis de algunos estudiosos del tema, que sostienen que la imposición desde el Gobierno de la Educación para la Ciudadanía es lo más masónico de los años de gobierno de Rodríguez, Gobierno cuyos miembros, sean o no masones, actúan como tales.

Finalmente y como nuevo dato no olvidemos las palabras recién pronunciadas por el Ministro de Educación, Sr. Gabilondo, conforme a las cuales:

“No creo que haya elementos educativos exclusivos de la familia, como para no contaminarse. La educación afectiva, de sentimientos sexuales, para la vida en convivencia, lo tenemos que hacer conjuntamente entre las familias y la comunidad educativa. Es una declaración ideológica”.

Por lo visto es “cuestión ideológica” para el ministro no respetar la libertad educativa de los padres en materia moral y religiosa, que se establece en el artículo 27.3 de nuestra Constitución, conforme al cual:

“Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.”

Hace algunos meses el escritor Cesar Vidal comentaba en una tertulia radiofónica las conclusiones que el Gran Oriente de Francia, máxima autoridad de la Francmasonería, había publicado en un documento denominado “Libro Blanco de la Laicidad” , que pueden ustedes consultar en este vinculo de la página Web del Gran Oriente de Francia en el que se contienen las siguientes afirmaciones-recomendaciones:

1.- “la laicidad pretende liberar al niño y al adulto de todo lo que aliena o pervierte, especialmente el orden religioso”.

2 “La moral laica es esencial en la construcción de la armonía social y el reforzamiento del civismo democrático.”

3. “la educación laica” es una de las condiciones para la igualdad en la sociedad “

4. “la escuela laica debe ser preservada de toda penetración confesional”

5. “si las iglesias quieren existir, la religión debe convertirse en un asunto privado y las iglesias no pueden estar dotadas de status oficial”.

6. La regulación legal del “nacimiento, la vida y la muerte” no deben ser consideradas “bajo el ángulo de la religión” lo que abre la puerta a fenómenos legales como la ampliación del aborto o la legalización de la eutanasia.

7. “los progresos de la ciencia deben verse libre de toda influencia… especialmente de grupos religiosos” lo que es una manera apenas oculta de abogar por la experimentación biológica sin restricciones.

8. “la laicización del estatuto del cuerpo (amor y sexualidad, muerte, enfermedad) no está concluida” considerándose como meta la regulación de “las modalidades sociales de la vida de las parejas y de las familias”, un eufemismo para el matrimonio de homosexuales.

9. Finalmente, en este documento del Gran Oriente de Francia, se indica la necesidad de evitar influencia religiosa en la cultura y la creación artística y en la información y la comunicación.


Continuando con este análisis de las posiciones de la francmasonería, vemos como en documento emanado del Gran Oriente de Francia y fechado el 31 de octubre de 2007, esta obediencia masónica se refiere a la ley de memoria histórica señalando que:

“en la hora en que España se apresta a cumplir con valor el examen de uno de los períodos más sombríos de su historia, el Gran Oriente de Francia quiere manifestar su apoyo a este necesario trabajo de memoria”.

En este mismo documento, el Gran Oriente de Francia manifiesta:

“Lamentamos que el Vaticano haya beatificado a cerca de quinientos religiosos víctimas de la guerra civil española” e indica que “mientras que la decisión del gobierno español debería ser saludada por todos, algunas corrientes – entre las más reaccionarias – trabajan para reafirmar la actualidad de ideologías que no pueden sino inquietarnos”.

Finalmente, a la hora de interpretar la crisis económica, en otro documento de fecha 17 de octubre de 2008, el Gran Oriente de Francia, la atribuye a que:

“el viento del liberalismo sin freno arrastraba todo a su paso” y señala la solución en la “refundación de un estado providencia”

Documentación toda ella que puede consultarse en el siguiente vínculo: PAGINA DEL GRAN ORIENTE DE FRANCIA

Todo lo anterior nos lleva a considerar conclusiones importantes:

1. La asignatura de Educación para la ciudadanía reproduce una extraña mezcla de los modelos educativos marxista y masónico, con lo que se quiere excluir cualquier influencia de los principios religiosos en la educación infantil, con flagrante violación del derecho constitucional de los padres de elegir la educación moral y religiosa que deseen para sus hijos.

2. La ampliación del aborto y la legalización de la eutanasia, preconizadas por los sectores de la “secta” progresista dogmática e intolerante que, de la mano de Rodríguez, tiene secuestrada al PSOE, se encuentran entre las metas de la masonería, e implican una absoluta desconsideración hacia la vida humana, inadmisible en una sociedad que se quiere llamar desarrollada.

3. El matrimonio de homosexuales defendido por la masonería ha sido uno de los proyectos estrella del Gobierno de Rodríguez, provocando una equiparación inadmisible con los matrimonios heterosexuales, base no solo moral, sino incluso demográfica, de nuestra enferma Sociedad. Reconózcanse derechos civiles a las parejas homosexuales, pero no se las equipare al “matrimonio”.

4. La ofensiva laicista del Gobierno Socialista se corresponda milimétricamente con los planes expresos de la masonería, que pretende reducir los principios religiosos al ámbito de la intimidad de los ciudadanos con olvido, o aún peor, con persecución, de la trascendencia social de los principios religiosos.

5. La pretensión de que se dé vía libre a los experimentos científicos sin ningún tipo de barrera moral, que defiende el socialismo español, se corresponde con las tesis de la masonería y abre la peligrosa puerta de la eugenesia.

6. El análisis erróneo y demagógico de la actual crisis económica que realiza Rodríguez es el mismo que propugna la masonería, ambos equivocados y con efectos nefastos para nuestra economía, abocada a una “japonización” preocupante.

7. La masonería respalda sin ambages el proyecto parcial y sectario de la denominada memoria histórica, que rompe los acuerdos reconciliadores de la “Transición”, volviendo a la división de las “Dos Españas” y tratando de reescribir la historia, con falsedades, como vía para que la izquierda gane la “Guerra Civil” que perdió en el s.XX.

Se me puede acusar de alarmista, de que todo lo relatado no tiene importancia; se me puede decir que el mundo de los “principios” ocupa hoy una posición secundaria en el ranking de las preocupaciones de los ciudadanos, atenazados por sus preocupaciones económicas.

Sin embargo es precisamente el mundo de los “principios” el único que puede aportar savia nueva a nuestra sociedad, nuevas ideas y nuevos planteamientos que procuren, no solo, una regeneración moral de la sociedad, sino que, como consecuencia de ese rearme moral que deseamos, la Sociedad busque ser más justa, más libre, más creativa, menos adoctrinada y adocenada y en consecuencia tenga mayores instrumentos para solventar sus problemas materiales.

Solo desde la libertad del individuo, la limitación de la excesiva intervención del Estado y el respeto mutuo a las “creencias” de cada individuo, seremos capaces de superar las graves crisis, moral, económica y de identidad, que afectan a nuestra Sociedad enferma.

domingo, 12 de septiembre de 2010

PORQUÉ SOY ANTIMARXISTA



La derecha europea, sometida a sus complejos ideológicos, por lo general se ha limitado a fundamentar sus argumentos antimarxistas tan solo en cuestiones de carácter económico —el anticapitalismo de las doctrinas de Marx— o de carácter religioso o moral de carácter general.

Sin embargo como ya advirtiera Mounier, fundador de la corriente filosófica “Personalista”:

“La laguna esencial del marxismo es haber desconocido la realidad íntima del hombre, la de su vida personal.”

Efectivamente, en el mundo del materialismo dialectico la Persona no tiene sitio. La mayor aproximación de Marx al concepto de individuo, de persona, se concreta en su análisis de la alienación.

Sin embargo, toda la doctrina de la alienación presupone que el individuo es incapaz de transformarse a sí mismo, de liberarse, para llegar a la conclusión que solo las masas son capaces de transformar al individuo al incorporarlo a sus estructuras.
Efectivamente, para Marx el hombre es ante todo el conjunto de sus relaciones sociales:

"... la esencia humana no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es, en su realidad, el conjunto de sus relaciones sociales".

Los teóricos del marxismo moderno se han empeñado en demostrar lo contrario, tratando de defender la idea de que la referencia en el Comunismo al concepto del “Hombre Nuevo” no es sino la referencia del “autentico” fundamento del marxismo que sitúa al hombre como centro de sus preocupaciones filosóficas.

Sin embargo, pese a tal manifestación, todos los teóricos marxistas, o neomarxistas, reiteran la idea de la formación del “hombre nuevo” en el contexto de la sociedad en que se desarrolla y no en su “libre albedrío”; en sus “relaciones sociales” y no en su yo interior.

Así por ejemplo para Feuerbach, la condición necesaria para devolver al hombre sus condiciones de ser humano, es la superación de sus alienaciones mediante la transformación de la deshumanizada sociedad burguesa en la que vive.

Por su parte Antonio Gramsci, al igual que Marx, considera que el hombre es el conjunto de sus relaciones sociales, manifestando que:

"... la actividad revolucionaria que crea al "hombre nuevo", […] crea nuevas relaciones sociales".

Podríamos seguir citando autores marxistas que se manifiestan, siempre, en la misma línea, pero creo que el resumen más completo se contiene en las siguientes palabras de Benedicto XVI:

“El marxismo parte de la idea de que la libertad es algo indivisible y subsiste por tanto, como tal, sólo si es la libertad de todos. La libertad está unida a la igualdad: para que haya libertad, hay que establecer ante todo la igualdad. Lo que significa que para el objetivo de una plena libertad son necesarias ciertas renuncias a la libertad. La solidaridad de los que combaten por la libertad común, de todos, precede la realización de la libertad individual.”

En definitiva, en Marx prevalece la idea de la postergación de la libertad del individuo en aras de lograr la igualdad de todos los miembros de la Sociedad, lo que lleva, a la postre, a una libertad limitada del individuo, pues sobre la libertad individual ha de prevalecer la igualdad de los miembros comunidad y sobre sus derechos individuales como persona los derechos de la Colectividad.

Por otra parte Marx, tal y como explica Ratzinger en su encíclica “Spes Salvi”:

“…con precisión puntual, aunque de modo unilateral y parcial, describió la situación de su tiempo e ilustró con gran capacidad analítica los cambios hacia la revolución, y no sólo teóricamente: con el partido comunista, nacido del manifiesto de 1848, dio inicio también concretamente a la revolución. Su promesa, gracias a la agudeza de sus análisis y a la clara indicación de los instrumentos para el cambio radical, fascinó y fascina todavía de nuevo.”

Sin embargo, Marx, que indicó con exactitud cómo lograr el cambio total de la situación, no nos dijo cómo se debería proceder después. Suponía simplemente que con la socialización de los medios de producción y la desaparición de la propiedad privada, la “Dictadura del Proletariado” configuraría al “Hombre Nuevo” y se establecería la Sociedad Perfecta.

Y esa indefinición, en la práctica —en todos los experimentos políticos reales de socialismo marxista, sin excepción alguna— ha desembocado en un muro infranqueable del que no se ha logrado encontrar salida: La “Dictadura del Proletariado”, que se enquista inevitablemente en si misma sin encontrar vías de salida hacia aquella “Sociedad Perfecta” presagiada, sin lograr la aparición del “Hombre Nuevo” prometido y perpetuándose no ya en una “Dictadura del Proletariado” sino en una “Dictadura de Partido”

Al final, parafraseando a Karl Popper, el Marxismo ha caído en la ridícula idea de pensar que se puede predecir el fututo mirando lo ocurrido en el pasado, lo cual según el austriaco:

“…es falso, teórica y moralmente falso”

Por eso, porque es imposible, porque la “adivinación del futuro” no es sino una falsedad, Marx no supo prevenir el devenir y los procedimientos a seguir una vez instaurada la “Dictadura del Proletariado” para superar este estadío de la evolución social fruto de la revolución, y alcanzar la “Nueva Jerusalem”, la sociedad perfecta presidida y habitada por el “Hombre Nuevo”.

Y la razón esencial de ello es que la obra de Marx adolece, en su conjunto, de un defecto esencial, el desconocimiento del misterio más hondo del ser humano, el enigma de la libertad que habita en él y que hace imposible reducirlo a un puro conglomerado de determinaciones sociales y económicas.

En esta línea el propio Ratzinger manifiesta:

“[Marx] Ha olvidado que el hombre es siempre hombre. Ha olvidado al hombre y olvidado su libertad. Creyó que, una vez solucionada la economía, todo quedaría solucionado. Su verdadero error es el materialismo: en efecto, el hombre no es sólo el producto de condiciones económicas y no es posible curarlo desde fuera, creando condiciones económicas favorables”.

Sin embargo, pese a todo ello, pese a la constatación evidente de los errores del Marxismo, la fascinación que ejerce su “promesa” liberadora del ser humano oprimido, sigue teniendo gran multitud de seguidores en nuestros días, tal y como manifiesta el italiano Marcelo Pera en su Libro “Porqué debemos considerarnos cristianos”. En el que nos dice:

“Recordamos continuamente los crímenes del nazismo, del fascismo o del franquismo, y con mucha más facilidad olvidamos los del comunismo. Los intelectuales de izquierda siguen pensando que la idea en que se inspiraba el comunismo era buena, pero que en la práctica se realizó mal. La utopía sigue obrando dentro de la cultura de izquierda, aunque no produce ninguna idea nueva.”

Y es precisamente ese desierto intelectual de la izquierda, en la que todo intento de nueva formulación no hace sino caer en los mismos errores que desde su origen afectaron al marxismo, esa utopía marxista que sigue anidada en las mentes infértiles de la intelectualidad progresista, lo que debemos combatir firmemente, con la propagación de nuestras ideas y nuestros principios.

Nietzsche, expreso y beligerante antisocialista, se anticipó a su tiempo denunciando los peligros de esta doctrina en su obra “Más allá del bien y del Mal”, concretamente en su capítulo “Para La Historia Natural de la Moral”, criticas perfectamente aplicables al marxismo.

No compartimos la brusquedad de las formas del genio prusiano —no en balde su genialidad se precipitó a una temprana locura— sin embargo no me resisto a apuntar una de sus frases que, al fin y al cabo, pienso que refleja el sentimiento que nos embarga a todos quienes nos encuadramos en esa tarea intelectual del antimarxismo militante:

“Quien ha pensado alguna vez hasta el final esa posibilidad [el éxito del socialismo] conoce una náusea más que los demás hombres, — ¡y tal vez también una nueva tarea!... “

domingo, 5 de septiembre de 2010

MEMORIA HISTRIÓNICA


Un tribunal argentino ha dictado sentencia reabriendo la investigación del “Genocidio Franquista y los crímenes cometidos por el régimen entre 1936 y 1977”.

Echo de menos en la resolución un talante democrático y pluralista, pues me pregunto porque se dejan a parte y no se pretende la investigación de los crímenes cometidos por el Frente Popular, el Maquis o los terroristas entre 1931 y 1977, que fueron muchos y todavía están muchos por investigar.

La izquierda radical y revanchista, que pretende reescribir la historia omitiendo la barbarie de sus miembros, está intentando salirse con la suya.

La verdad es que sería necesaria una investigación a fondo, de abrirse la que se pretende, de los crímenes cometidos por hombres como Largo caballero (impulsor del movimiento revolucionario de 1934), Santiago Carrillo, (determinando sus verdaderas responsabilidades en los asesinatos de Paracuellos del Jarama), etc.

Creo que, sin embargo, lo más inteligente, los más racional y lo más ético sería cerrar esa triste página de nuestra historia y mirar hacia el futuro.
Todos los presuntos implicados en aquellos crímenes están muertos y por lo tanto se trata más de un juicio político con intención de reescribir nuestra historia que un
deseo de restablecer ninguna justicia.

Sin embargo es esta una petición que caerá en el saco roto de la izquierda resentida, revanchista y que quiere ganar en los falseados libros de la nueva historia una guerra que perdieron por su ineficacia, inutilidad y malas artes.

En un reciente post recordaba las palabras de Marcelo Pera:

“Recordamos continuamente los crímenes del nazismo, del fascismo o del franquismo, y con mucha más facilidad olvidamos los del comunismo. Los intelectuales de izquierda siguen pensando que la idea en que se inspiraba el comunismo era buena, pero que en la práctica se realizó mal. La utopía sigue obrando dentro de la cultura de izquierda, aunque no produce ninguna idea nueva.”

Creo que son de plena actualidad en relación con los comentarios contenidos en esta “reflexión heteróclita.”
Por cierto no dejen ustedes de ver el video que les dejo, en que contesto a "los de la Ceja"

video

sábado, 4 de septiembre de 2010

DESMOND TUTU, TARARÍ TATÁ


Siempre lo he dicho, no hay nada en este mundo peor que la demencia senil o el gagaísmo. Y parece que a este señor le ha llegado con los 80.

El arzobispo anglicano surafricano y premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, a preguntas sobre ETA ha manifestado, en su visita a España que:

“Hay que tener mucho cuidado al usar el término terrorista, también en su momento llamaron terrorista a Nelson Mandela.”

¿Pero sabrá este anciano de lo que habla?

Él mismo y Nelson Mandela luchaban contra un régimen racista y no democrático, mientras que “esos chicos de ETA” que diría el impresentable de Arzallus, son terroristas asesinos que luchan con la violencia contra un Estado Democrático internacionalmente reconocido como tal, con una Constitución democrática y elecciones libres.

Aunque pensándolo mejor y con pleno respeto al Sr Tutu, lo más probable es que se haya metido, imprudentemente, en un jardín que desconoce y peor que la senilidad es la ignorancia.

jueves, 2 de septiembre de 2010

TENDRÁ TRUCO, PERO ES LOBO


Al albur del escándalo que ha supuesto esta fotografía en la que, al parecer, su autor contrató a un lobo amaestrado para hacer las tomas que después presentó a un concurso de fotografía sobre la naturaleza, me surgen dos reflexiones.


La primera es que, amaestrado o no, el lobo es un lobo y la foto es bellísima.

La segunda es la de percatarnos de hasta qué punto damos importancia en nuestra Sociedad a las normas, que nos organizan, enmarcan, encuadran, etiquetan, prohíben u obligan de tal modo que salirse del marco normativo, o de los hábitos sociales, impuestos por lo políticamente correcto, nos convierte inexorablemente en seres abyectos, inmorales o rechazables, nada que ver con aquella protesta frente al igualitarismo:


NO ES QUE YO SEA DIFERENTE, ES QUE TODOS LOS DEMAS SON IGUALES.”

No trato con este post de justificar la trampa; si en las bases del concurso se prohibía la utilización de animales amaestrados, bien está que hayan descalificado la fotografía en cuestión.


Pero miren ustedes: Es que hay demasiadas normas que afectan a nuestro entorno vital más íntimo, y yo soy contrario a ellas, contrario a la permanente presencia del Estado, o de cualesquiera entes normativos, regulando hasta el más mínimo detalle de mi existencia, prohibiéndome determinadas conductas porque se apartan de lo que la mayoría, siempre coyuntural, considera adecuado y por tanto se prohíben para alcanzar la sociedad perfecta; o imponiéndome conductas que pese a ser contrarias a mi criterio, a mi forma de pensar, se consideran buenas porque son, igualmente, las de la mayoría política imperante, por cierto mayoría coyuntural y de nivel cultural desgraciadamente no muy elevado.

Baruch De Spinoza nos dice, en el Capítulo I de su Tratado Político:


Me he esmerado en no ridiculizar ni lamentar ni detestar las acciones humanas, sino en entenderlas. Los filósofos conciben a los hombres no como son, sino como ellos quisieren que fueran.”


Lo cierto es que en mis “Reflexiones heteróclitas” siempre he procurado hacer lo contrario, pues estimo que a los hombres es imposible entenderlos como realmente son, pues todo estudio sobre los mismos parte, inevitablemente, de condicionamientos subjetivos y como consecuencia de ello es imposible entenderlos objetivamente y tan solo somos, fruto de nuestras limitaciones, capaces de ridiculizar, lamentar o detestar las acciones humanas, en tanto y cuanto que en la crítica a las mismas no haremos sino oponer frente a tales comportamientos lo que a nuestro juicio quisiéramos que los mismos fuesen.


La consecuencia de dicha subjetividad de nuestros análisis hace, según el mismo Spinoza que:


“… las más de las veces, [los filósofos] hayan escrito una sátira en vez de una ética, y que no hayan ideado jamás una política que pueda llevarse a la práctica, sino otra que o debería ser considerada como una quimera, o sólo podría ser instaurada en el país de Utopía o en el siglo dorado de los poetas, es decir, allí donde no hacía falta alguna.”


A mi juicio las apreciaciones de Spinoza son lamentablemente erróneas, puesto que da por hecho que los filósofos han de procurar entender al hombre tal como es y no tal y como según el analista quisiera que fuese, y con ello olvida que los hombres nunca son espíritus puros desligados de sus propias circunstancias externas e internas, lo que nos lleva a la conclusión de que el hombre no es en su misma esencia nada específico, sino que es siempre circunstancial y mutable según las influencias endógenas y exógenas a que esté sometido y que por lo tanto nunca podríamos hablar del hombre “como es” sino del hombre “como debiera ser” en atención a aquellas circunstancias, conclusión que por otra parte no es nada novedosa y que ya Ortega definió en su conspicua frase:

Yo soy yo y mis circunstancias


Por tanto, y aún cometiendo la osadía de apartarme de los mandatos de tan sabio autor, voy a proseguir con mi línea crítica en estas mis “reflexiones heteróclitas” tratando de ridiculizar, lamentar o detestar determinadas acciones de los hombres por considerar que no sean como “debieran ser”, aunque con ello me arriesgue, según las conclusiones del Holandés-Sefardí, a no escribir nunca un tratado de ética sino una mera sátira y mis conclusiones respecto de la política nunca puedan llevarse a la práctica, ya que serían una simple quimera, o sólo podrían ser instauradas en el país de Utopía o en el siglo dorado de los poetas, es decir, allí donde no harían falta alguna.


En cualquier caso no lamento discrepar de Spinoza, puesto que sus postulados ultra racionalistas y su proximidad al ateísmo mecanicista, monista y determinista, son muy contrarios a mi concepción de la libertad humana, bien absoluto base de nuestra propia esencia y a la realidad trascendental del alma humana.

He traído, como segunda ilustración de este post, una fotografía de un anciano Darwin imponiendo silencio con su gesto a quienes le observan, en actitud de: “cállense, que ustedes no saben de qué va esto” y me recuerda al verso de Quevedo que he usado recientemente en otro post:

No he de callar por más que con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente,
silencio avises o amenaces miedo.
¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?


Supongo que algunos de mis lectores se estarán preguntando, a estas alturas de este post que tendrán que ver su título e ilustraciones con su contenido, que hasta el momento se ha centrado, fundamentalmente, en una mera discrepancia con Spinoza.
Pues bien, tiene más que ver de lo que piensan.

Desde el siglo XVII los intelectuales europeos, y americanos, fundamentalmente los filósofos, han sido autores ciertamente innovadores pero muy preocupados, en la práctica, en desmontar las doctrinas de sus oponentes, esencialmente los filósofos religiosos católicos, al tiempo que iban creando su propio “Corpus Doctrinal” y en su conjunto han ido articulando un complejo intelectual de corte ateo y racionalista con la suma de las construcciones progresistas de unos y otros.

Al tiempo se han ido creando mitos intelectuales de gran valor propagandístico pero inaceptables, de los que es un ejemplo típico el propio Darwin, que no se limitó a elaborar la teoría de la evolución, clave en el entendimiento de nuestro mundo evolucionado y variopinto, sino que se empeñó en tratar de demostrar la inexistencia de Dios sobre la base de que el evolucionismo es, a su juicio, irreconciliable con el creacionismo, aparte de ser un declarado malthusianista y un acérrimo defensor de la eugenesia.

Sin embargo, frente a esta coordinación de los movimientos intelectuales progresistas, los conservadores no solo no tuvieron la valentía de movilizarse frente a las posiciones progresistas, sino que evitaron, acomplejadamente, la controversia y la confrontación y dejaron prácticamente libre el camino a los progresistas, ante los cuales se plegaron en muchas ocasiones, o valoraron en alta estima intelectual, sin refutar sus errores dogmáticos.

Solo algunas excepciones muy honrosas rompieron, ya en la segunda mitad del s.XX, esta complicidad con la izquierda y el racionalismo materialista, que es en lo que se convirtieron, como categorías genéricas, los movimientos intelectuales progresistas.

Por mi parte, modestamente, desearía contribuir a ese renacimiento de lo que podría definirse, también genéricamente, como pensamiento intelectual conservador, y para ello me amparo en la frase publicada por Hermann Hesse en su obra “Saber y Consciencia”

No tengo ningún arma defensiva contra las inteligencias agudas ni contra la técnica intelectual súperejercitada, y menos aún poseo armas para la réplica y el ataque. Pero tengo cierta intuición para saber si detrás de las palabras y escritos de un hombre hay alguna convicción. Con esta ingenua varita consigo superar mis encuentros con las filosofías de nuestro tiempo.”

Porque lo cierto es que luchamos no solo contra la orquestación y movimiento coordinado de los intelectuales y pseudointelectuales de la izquierda o el racionalismo materialista, sino contra el adocenamiento del pueblo.
Ya lo dijo Rousseau en su “Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres”:

Un pueblo acostumbrado a la dependencia, al descanso y a las comodidades, consiente en que se incremente su servidumbre con tal de fortalecer su tranquilidad.”

En suma, los intelectuales y pseudointelectuales de la izquierda, más allá de la razón que pueda asistir a sus argumentos, anclan los mismos en el adocenamiento de la Sociedad; en la ventaja que les reporta una Sociedad que consiente la merma de sus libertades a cambio de mantener sus comodidades y su mínimo esfuerzo.

Lamentablemente el ciudadano medio se contenta con que la seguridad Social atienda sus dolencias, la Televisión le entretenga y anestesie su criterio, y la “Providencia Gubernamental” —pues cada gobierno vende como dádiva generosa y no consecuencia de los derechos creados por el propio sistema del Estado del Bienestar, las pensiones, subsidios de desempleo, rentas del PER y otras minucias por el estilo— mientras que el alimento diario, la hipoteca del piso y el préstamo del coche lo van trampeando como pueden…, generalmente con el sueldo que alguno de los miembros de la familia gane o mayoritariamente con la mezcla de las “rentas sociales” con que el “Gobierno les premia”.

Y sabiendo esto, nuestro Gobierno, dominado por la secta progresista dogmática e intolerante que tiene secuestrado al PSOE con una mezcla de principios propios de la izquierda radical y del racionalismo materialista masón, no se recata en mermar las libertades de los ciudadanos, ordenando su vida al uso ideológico deseado a base de prohibiciones y obligaciones inasumibles desde posiciones liberales.
Se me podrá decir que exagero, pero ¿qué sino restricción de la libertad de los ciudadanos son las siguientes medidas?:

- El reconocimiento y amparo del catalanismo lingüístico de la generalidad de Cataluña pese a la reciente sentencia del Tribunal Constitucional.

- La imposición de una Ley de “Salud Sexual” que legitima el sistema de aborto más permisivo de los países de nuestro entorno, excluyendo incluso la libertad de conciencia de los padres que no pueden restringir el “derecho al aborto” a las hijas mayores de dieciséis años, que sí necesitan, sin embargo, permiso paterno para casarse, fumar un cigarrillo o beber un vaso de vino.

- La absoluta prohibición de fumar en lugares públicos, vetando incluso la libertad de crear locales de fumadores.
- Es absolutamente innecesaria una ley de cultos con la que el Gobierno nos amenaza; ¡¡¡que cada uno rece donde quiera, a quien quiera y como quiera, o que no rece y no crea!!!, su conciencia le mantendrá suficientemente tranquilo como para no necesitar que el Estado regule tal derecho.

- La connivencia socialista en la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, que no prohíbe sin embargo sus típicos toros embolados o de fuego, festejos en los que los animales sufren una humillación y sufrimiento físico mayor incluso que en un ruedo.

- La restricción de la libertad de expresión sobre la base de prohibir cualquier crítica a la política sexual del gobierno con la pretensión incluso de penar las conductas o expresiones pretendidamente “homofóbicas” o la objeción de conciencia frente al aborto.

- La falacia del revisionismo histórico que implica la “ley de memoria Histórica” que no es sino una ley embudo, válida para las reivindicaciones de las “Víctimas del Franquismo” pero no de las “Víctimas del Frente Popular”. Baste como ejemplo la orden fulminante del Gobierno para tapar la fosa con restos humanos encontrada en el Cuartel de Paracaidistas de Alcalá de henares ante la sospecha de que entre los restos encontrados apareciesen los de Andreu Nin, fusilado por los Republicanos (los “rojos” como ellos mismos se llamaban) por orden de Moscú.

- La permanente descalificación de cualquier crítica que se formule frente a las políticas del gobierno como posiciones propias del fascismo o la “caverna”.

- Las amenazas y persecuciones frente a los medios de comunicación que no se pliegan a la política informativa del Gobierno, nos gusten o no, como es el caso del Grupo intereconomía: Recordemos la frase de Voltaire: “Detesto lo que dices, pero defendería hasta la muerte tu derecho a decirlo”. O la de George Orwell “Si la libertad significa algo, es el derecho a decirles a los demás lo que no quieren oír.”

- La prohibición de la presencia de crucifijos en las aulas y demás edificios públicos mientras se consiente por “tolerancia” el velo islámico.

- La equiparación entre religiones minoritarias en España, como el Islam, al Catolicismo, imbuidos del espíritu de la “Alianza de Civilizaciones”, ese irreal proyecto definido por Gustavo Bueno como el Pensamiento Alicia que reniega de las raíces cristianas de nuestra Sociedad y apuesta por el Multiculturalismo y al que podeis acceder haciendo clik en el resaltado.

- Y hasta la ridícula prohibición de vender bollos industriales en los Colegios porque “hay demasiados niños gordos”
En definitiva se trata a los ciudadanos como a menores de edad que precisan de instrucciones gubernamentales para adecuar su vida a lo “políticamente correcto”, a la concepción coyunturalmente adecuada de la Sociedad según la opinión de la mayoría política de turno.

En conclusión, mi liberalismo va frontalmente en contra de toda norma que se extralimite de la estricta regulación de los poderes y los servicios públicos, en tanto y cuanto todo lo demás es entrar en el ámbito de mi libérrima capacidad de decisión y de acción en un mundo pretendidamente democrático, mientras que la izquierda quiere regularlo todo, someter al individuo a su disciplina y criterio desestimando, ignorando, o aún renegando de la libertad individual de los sujetos.

Lo que ha venido pasando con la izquierda intelectual europea y los complejos de la derecha lo resume muy gráficamente el intelectual italiano Marcelo Pera en su Libro “Porqué debemos considerarnos cristianos”. En el que recoge las siguientes ideas:

Recordamos continuamente los crímenes del nazismo, del fascismo o del franquismo, y con mucha más facilidad olvidamos los del comunismo. Los intelectuales de izquierda siguen pensando que la idea en que se inspiraba el comunismo era buena, pero que en la práctica se realizó mal. La utopía sigue obrando dentro de la cultura de izquierda, aunque no produce ninguna idea nueva.”

Para continuar afirmando:

Soy muy pesimista respecto de Europa que hoy tiene dos crisis a la vez. Una moral y espiritual, porque no reconoce sus orígenes, su historia, el valor de la religión cristiana. Y otra crisis económica notable, que pone en entredicho el Estado democrático y social. Europa corre el riesgo de hundirse y ser presa del islam. La crisis espiritual produce el multiculturalismo y el relativismo, que es un elemento de debilidad espiritual frente al islam. La crisis económica supone otra fragilidad. Hoy ya no somos un continente protagonista".

La tesis del multiculturalismo es que todas las religiones son iguales y todas deben ser eliminadas de la esfera pública. Lo cual es un error, porque Europa no se funda sobre la igualdad de todos los mensajes religiosos. Debemos respetar todas las confesiones, pero los principios fundamentales en que se basan nuestras constituciones, como la tolerancia o la laicidad, derivan de la tradición cristiana [Dadle a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar]. Si eliminamos los símbolos religiosos, si abolimos el cristianismo, perdemos la memoria de este legado, y ya no sabremos cómo defender los derechos fundamentales.”

La democracia se basa en el principio fundamental de que las personas son todas iguales porque todos hemos sido creados iguales, somos hijos del mismo Dios, somos hermanos, pertenecemos a la familia humana. La democracia se basa en este concepto cristiano. No podemos aceptar que un grupo o comunidad diga: estos derechos no valen para nosotros; para nosotros la mujer vale menos que el hombre; las leyes solamente son válidas si respetan los mandatos del Corán. El multiculturalismo no acepta derechos inviolables, esto es lo que no comprende la cultura de izquierda, que hoy en Europa defiende el multiculturalismo y el relativismo, niega la identidad europea y entrega Europa al islam.”

Y es precisamente ante dicha encrucijada en donde el pensamiento intelectual no multicultural ni relativista, alcanza su mayor proyección, se hace imprescindible en la recuperación del espíritu occidental base de nuestra cultura y civilización.

Lo demás, el multiculturalismo, el relativismo y la negación de la razón, son barbarie.

En cualquier caso el dilema continúa hoy siendo el mismo que hace doscientos años, la lucha entre quienes son partidarios de la primacía de la igualdad y quienes lo son de la de la libertad.

El progresismo radical, la izquierda apalancada en el pasado a que se refiere Marcelo Pera, continúa pensando, tal y como pretenden algunos intelectuales como Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique, que:

La Humanidad necesita, más que nunca, ser salvada, debido a la agravación de las desigualdades

Si bien, tal y como nos recuerda Antonio Escohotado:

El sistema democrático no pretende salvar al infeliz ni guiar al descarriado, sino perseguir el crimen y los privilegios, para ir ensanchando el autogobierno en general. En nuestras sociedades el lucro sólo tiene los límites del delito, que empiezan a complementarse estableciendo pautas ecológicas para la producción y el consumo. Esto viene de que no queremos abolir sino preservar la libre competencia, pues la igualdad que deseamos no es igualdad de ideas, costumbres, rentas o empleo del tiempo, sino igualdad ante la ley.”

Ya Thomas Jefferson advertía –en 1781- que pedir otra igualdad distinta de la “Igualdad ante la Ley” conduce al lecho de Procusto 1:

Como hay peligro de que los hombres grandes ganen a los pequeños hágase a todos del mismo tamaño, estirando a los segundos y cortando a los primeros”.

Así, como nos recuerda Escohotado, según el mismo Jefferson:

Reiterados intentos de establecer uniformidad –ideológica, material o de ambos tipos- han atormentado a incontables seres humanos desde el principio de los tiempos. El resultado ha sido hacer de una mitad del mundo estúpidos, y de la otra mitad hipócritas”.
En último término tan solo merece realmente la pena la defensa de la libertad, sobre la base del principio de igualdad ante la ley, pues solo ella permitirá al hombre su completo y feliz desarrollo.

Ya lo decía Nietsche:

La igualdad hace disminuir la felicidad del individuo, pero abre la vía para la ausencia de dolor en todos. Al final de la meta estaría, ciertamente, la ausencia de dolor, pero también la ausencia de felicidad.”
1:


[1]En la mitología griega, Procusto era un hermoso bandido y posadero del Ática que invitaba a los viajeros solitarios a tumbarse en una cama de hierro donde, mientras el viajero dormía, lo amordazaba y ataba a las cuatro esquinas del lecho. Si la víctima era alta, Procusto la acostaba en una cama corta y procedía a serrar las partes de su cuerpo que sobresalían: los pies y las manos o la cabeza. Si por el contrario era más baja, la invitaba a acostarse en una cama larga, donde también la maniataba y descoyuntaba a martillazos hasta estirarle.