viernes, 30 de abril de 2010

A VUELTAS CON EL VELO


Como continuación a un reciente post, una breve reseña:

La Asamblea francesa está a punto de aprobar una Ley que prohibirá el uso de los velos "integrales" islámicos, es decir los que oculten totelmente el rostro, penalizando con un año de carcel a los hombres que lo impongan por la fuerza a las mujeres y sancionando con multa a las mujeres que lo usen en cualquier espacio público galo.

La misma norma pretende aprobarse en Bélgica y ya está vigente en Italia.

Y nuestros imanes hoy en la oración del viernes, en todas las mezquitas existentes en España, protestando porque no se ha consentido en un Instituto, conforme a sus normas de régimen interior, el uso del velo a una alumna y la izquierda a su favor.

No si como siempre nosotros los más "modernos"

jueves, 29 de abril de 2010

DESAPEGO

Buda dijo:


“El mundo está lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apego”

Pero ¿qué es el “apego”?, pues podríamos definirlo como un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz.

El budismo es radical en esta materia, afirmando que la supresión del sufrimiento es la eliminación del apego, entendiendo que el mundo material es en sí mismo malo y que por tanto es preciso, para alcanzar el nirvana, como sublimación espiritual del individuo, la eliminación absoluta del apego hacia cualquier elemento material, como renuncia absoluta al mal y camino único hacia la perfección espiritual.

Ahora bien, desde las posiciones filosóficas occidentales, de raíz greco-latina-cristiana, el desapego no implica frialdad, ni desinterés, ni indiferencia, ni desamor, ni tan siquiera desafecto hacia las cosas o las personas, sino que más bien implica no tener miedo a perder sea lo que sea a lo que estemos apegados.

Es decir, que el desapego no significa abandonarlo todo, no trabajar más o no desear nada material, sino que tan solo implica pensar que nuestra felicidad no depende de mantener la posesión de las cosas o la relación con las personas con las que tengamos un vínculo afectivo.

Desde dicha perspectiva el desapego nos permitirá trascender hacia un plano espiritual más elevado, vinculado a lo que Jesucristo llamó “La pobreza de espíritu” entendida como la “austeridad cristiana” que el propio Jesús definió diciéndonos:

"Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón" y hallaréis descanso para vuestras almas (Mateo 11,29).

Es decir que para el cristiano es esencial la austeridad y el desapego, pues nos liberan interiormente de la esclavitud de los deseos frente a los bienes de este mundo.

Así efectivamente Jesús enseña:

"Bienaventurados los pobres de espíritu" (Mateo 5,3).

"Nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o bienes por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno" (Marcos 10,29-30).

Lo que Pablo intenta explicarnos en su encíclica a los filipenses al decirnos:


“Tened los mismos sentimientos que Cristo Jesús, el cual siendo de condición divina, no retuvo avaramente ser igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo"

En conclusión Jesús nos enseña un desapego tan radical y profundo como el budista, pero en atención a una motivación radicalmente diferente: el amor inmenso no a “Su” gloria, sino a “Sus” criaturas, mostrándose como camino hacia la "gloria de Dios Padre".


"Recibe todo cuanto Él manda sobre ti y ten buen ánimo en las vicisitudes de la prueba. Pues el oro se prueba en el fuego, y los hombres gratos a Dios en el crisol de la tribulación. Confíate a Él y te acogerá, endereza tus caminos y espera en Él "(Eclo. 2, 1-6).


Quienes tenemos la suerte de haber nacido en una familia donde no se pasa extrema necesidad debemos reflexionar seriamente para ver cómo vivimos esta virtud humana de la pobreza y cómo es nuestra solidaridad.

Darnos cuenta de que, aunque el bienestar es algo bueno y deseable para todos, no es el fin de la vida personal porque, al fin y al cabo, desnudos vinimos al mundo, y desnudos volveremos a la tierra. Nuestro corazón será despojado hasta de la ropa que usamos. Bueno será ejercitarse en el desapego de las cosas; es decir, bueno será vivir la virtud de la pobreza.

En el Calvario despojaron a Jesús de todo lo que poseía materialmente.
No nos extrañemos si el medio por el que entramos en el privilegiado lugar del sufrimiento es la pérdida de los bienes terrenos.

Será que Dios cuenta con ello.

LEIRE PAJIN "POLIGLOTA"


Mi buen amigo Jaime López-Chicheri publica en su blog un interesante post que con su permiso (implícito) aquí cuelgo mediante enlace y que se titula Babel de Necios y que podéis leer haciendo click sobre su título resaltado en verde.
Lo mismo hago —reproducir con su permiso implícito— con la viñeta que abre este post, del mejor editorialista de ABC, que no es otro que el genial y admirado Mingote.
Pues eso, que lo más importante no es ser de izquierdas o de derechas siempre que —utilizando el mismo concepto que usa el Académico Sr. Mingote— no se sea “gilipollas”.
El Senado ha aprobado una modificación de su reglamento que permite el uso en la Cámara de cualquiera de las lenguas cooficiales de las diferentes autonomías, con la guinda de un ridículo discurso poliglota de la Senadora Pajín, cuyo esfuerzo idiomático, que podéis contemplar en el video que os inserto, no fue en inútil, porque la iniciativa fue, lamentablemente, aprobada.
En contra votaron la senadora de UPN, María Caballero y el PP, cuyo portavoz manifestó lo absurdo de la medida, alegando que el castellano es la lengua común a todos los senadores y que estos son, "guste o no", representantes del pueblo español y no de sus territorios.




La única música que puedo añadir a este blog, pues todo lo acontacido puede tomerse a broma, pero es profundamente lamentable y triste, es "Lacrimosa" de Motzar.



Y concluyo esta reflexión heteróclita con otra cita periodística; Se trata del siguiente artículo publicado el 11 de mayo de 2009 en EL MUNDO:

BAJO EL VOLCÁN:

La Gavina de la gaviota

MARTÍN PRIETO

EL MÍTICO don José Ensesa regentaba en la costa gerundense su Hostal de la Gavina, un oasis de exquisitez entre jardines esplendorosos, donde para bajar a cenar se exigía esmoquin a los caballeros y vestido largo a las damas. Allí se presentó un inspector de turismo franquista para levantar acta de la categoría del local. Obligó horteramente a colocar un televisor en cada habitación. Ensesa se enfureció: «¿Pero usted se cree que mis clientes vienen aquí a ver televisión?». Hubo de ceder y esconder los televisores en mueblitos confeccionados al efecto. El rábula de Fraga sonrió ante lo que creyó ser su mejor baza: «Tiene usted que españolizar los rótulos y poner gaviota». Don José le tiró el diccionario de la Academia donde el cagatinta comprobó humillado que gavina y gaviota son sinónimos en español aunque los puristas se inclinan porque la primera es el femenino de la segunda. Las imposiciones idiomáticas llevan generalmente a la idiocia.
Acabada la guerra un coronel militarote, trabajando para la cartografía nacional se empeñó en españolizar la toponimia gallega, llegando a rebautizar Viana do Bolo (Viana de la Colina) como Viana de Bollo, asunto que tardó años en resolverse hartos los vecinos que subieran los turistas a por los célebres bollos no habiendo obrador para ello. Dicen las leyendas que trae mala suerte matar un ruiseñor, y hasta que puede resultar imposible. El franquismo y su consigna mentecata de «Habla el idioma del Imperio» no lograron agostar al catalán. Y ahora el trío de la risa que gobierna Cataluña no impedirá que a finales de siglo, Barcelona sea un imperio editorial en español. Ni la Conquista destruyó los idiomas amerindios, como sabe cualquiera que haya viajado por la América profunda, y hasta yo tenía problemas para seguir las elecciones bolivianas en quechua y aymara. El trío de la bencina catalán sólo logrará jóvenes que chapurreen en español y hablándolo con faltas de ortografía. Un futuro lingüístico.
Asistí en Estocolmo como médico consorte a un congreso internacional del cáncer. La delegación catalana se empeñó en leer sus ponencias en catalán y sus eminencias afilaron sus oídos creyendo que aquello era un inglés muy raro y paulatinamente se fueron yendo a la cafetería. El congreso les recordó que la lengua franca acordada era el inglés y que en todo caso carecían de traductor en catalán. Erre que erre continuaron con lo suyo en un auditorio vacío. Tenía razón Ortega y Gasset cuando en las cortes republicanas que aprobaron el primer estatuto de Cataluña polemizaba con un optimista Manuel Azaña: «El problema catalán no tiene solución; no tienen lealtad constitucional».”

miércoles, 28 de abril de 2010

ESPACIOS INTERIORES


A la manera de Proust algunas noches trato de dormir infructuosamente.

Después de un rato de sueño, me despierto agitado por mis ensoñaciones, mezcla de recuerdos y pesadillas, y en el acogedor silencio de la oscuridad de mi habitación vuelvo a dormirme, no sin antes acurrucarme en mi cama en busca del sueño que me esquiva.

Y, en esos momentos de duermevela, mezclo los recuerdos de mi infancia o juventud con mis frustraciones, ilusiones y deseos de adulto, hasta que, recobrada la conciencia, dejo los pensamientos que me entretienen , los reconozco como obsesiones de mi alma y tras respirar profundamente vuelvo a la paz del sueño, generalmente no por mucho tiempo, pues la experiencia se repite, una y otra vez, hasta el alba.

No obstante, si hacemos caso a Nietzsche, esas experiencias Proustianas, habrán venido a contribuir en la formación de mi “yo”, con idéntica fuerza que mis experiencias “reales”, de tal modo que mi propio ser, tal y como está hoy configurado, sería el resultado de la combinación de mi vida real y de mi vida onírica, lo que no deja, al menos, de ser poético.

Sin embargo en esas noches de insomnio acabo cogiéndole miedo a mis “espacios interiores”.
Mi memoria, mi razón y mis principios anidan en ellos, se expanden y lo llenan todo.

Mi memoria, con los recuerdos de lo aprendido, con mis experiencias, mis ilusiones, y mis decepciones –soñadas o reales− tamizadas todas ellas, a través de la razón, por mis principios, mis creencias y mis convicciones, conforman no solo mi forma de pensar, sino también, y por consecuencia, mi forma de ser y de actuar.

Al final llego a una conclusión tranquilizadora:
Si la vida solo fuera, como pretende Camus, la existencia meramente corporal, sin un alma o espíritu más allá de la mera inteligencia fruto de una pura evolución animal, entonces ¿para que asumir el sufrimiento y no adquirir más riesgos que los propios de las personas juiciosas?
No se trataría de ser “justo”, en el sentido peyorativo cristiano, sino tan solo “volteriano”: La existencia del hombre, la mía propia, quedaría así justificada por las aportaciones hechas a los otros, por mis actuaciones meramente materiales.

Sin embargo ello sería tanto como abdicar de mis creencias y de mi educación.
Dios, misericordioso y omnipresente, sería apartado abruptamente de mis pensamientos y de mi conciencia, y esta no me lo consentiría.

Credo quia absurdum "Creo porque es absurdo" (Tertuliano)

lunes, 26 de abril de 2010

A VUELTAS CON EL VELO ISLÁMICO



Los medios de comunicación más progresistas han puesto el grito en el cielo porque a una estudiante musulmana de un Instituto de Pozuelo de Alarcón, en Madrid, no se le permite asistir a clase con su Velo Islámico, en estricto cumplimiento del reglamento de régimen interno del propio Instituto, que prohíbe a los alumnos asistir a clase con la cabeza cubierta —ni velos, ni gorras, ni boinas de clase alguna son admitidas—.

Los mismos medios que han protestado airadamente porque la presencia de crucifijos en las aulas supone la imposición de símbolos religiosos a los alumnos, ataca al centro educativo en cuestión por comportamiento discriminatorio, por motivos religiosos, hacia la alumna musulmana.

Al igual que piensan otros muchos, considero que el velo musulmán, —en genérico y aglutinado en ese concepto el “chador”, el “Niqab” el “Hijab”, el “Burka” o cuantas otras variedades de velo, que sea como se llamen, se imponen a la mujer en las sociedades musulmanas más integristas— se considera en Occidente machista, discriminatorio y generador de desconfianza, sin que podamos admitir la falacia integrista —disfrazada de liberal— de que dicho velo sea un elemento de discreción, honor o protección de la mujer en las sociedades musulmanas y por supuesto no estoy de acuerdo en que el velo islámico, en sus distintas manifestaciones, sea un fenómeno de “blindaje identitario” de las mujeres musulmanas en un contexto, el europeo, “considerado hostil” por los defensores de la prenda en cuestión, pues si aceptásemos que el ambiente social europeo es hostil a los musulmanes, deberíamos también de aceptar que lo es en la medida en que los movimientos radicales islámicos se han convertido, en los últimos años, en una verdadera amenaza para los valores esenciales de lo que entendemos por “Mundo Libre”, o sociedad occidental.
Baste como apunte que acredita ese “talante” radical, el ejemplo dado por un grupito de musulmanes austriacos que, en plena Semana Santa Católica, se empeñaron en realizar sus oraciones a Alá en la mezquita de Córdoba, cuyo propietario —La Iglesia Católica— ha prohibido otros cultos que no sean los suyos propios, y que tuvieron que ser desalojados del templo por la policía y a la fuerza, ante la contumacia de su pretensión.
Por otra parte recordemos que otros países de nuestro entorno han dictado leyes para prohibir estos símbolos religiosos en lugares públicos, incluso en las escuelas.
En Francia el mayor conflicto surgido en relación con el velo islámico ha sido por razones de defensa del principio de “Escuela Laica” que inspira el sistema educativo público francés, nacido de la Revolución francesa, y que impide la presencia de cualquier tipo de signo externo de carácter religioso en la escuela, ya cristiano, ya judío, ya musulmán.
Recuerdo ahora, con ocasión de esta polémica, una entrevista publicada por ABC al líder de la comunidad musulmana norteamericana, Ahmed Younis, abogado de origen egipcio y Director del Consejo de Asuntos Musulmanes de los Estados Unidos, quien realiza algunas manifestaciones que merecen la pena ser comentadas.
El entrevistado se va por las ramas en todas sus contestaciones, de las que se desprende que, a su juicio, toda realidad musulmana incómoda —como sean el terrorismo yihadista salafista, Arabia Saudí, el régimen de los Ayatolas, o los ortodoxos integristas islamistas— no representa al verdadero Islam, y que todo aquel que es amenazado o vituperado por los musulmanes radicales lo será por su propia culpa, pues el entrevistado considera que todos ellos —v.g. Ratzinger— han actuado equivocadamente y por lo tanto están pagando sus errores.
Por su parte, y en relación con el velo, que es lo que ahora nos interesa, realiza la siguiente manifestación:
“Es ridiculo decir que el velo es un símbolo del choque de civilizaciones. Es completamente ridículo y no está basado, ni remotamente, en el conocimiento de la realidad. Yo puedo añadir que no es obligatorio llevarlo según la Ley Islámica. Pero yo defiendo el derecho (de las mujeres) a llevarlo, si quieren”

Me sorprende que la conclusión del entrevistado sea que
“Los occidentales enjuician el velo sin ningún conocimiento al respecto.”
o que
“Las apreciaciones de los occidentales respecto del velo son ridículas”

Frente a tales afirmaciones se me plantea una duda: Si eso que dicen fuese cierto, si efectivamente existiese libertad de decisión a cerca del uso del velo por la mujer musulmana, y por tanto su uso no fuera una muestra de discriminación y sometimiento de la mujer al hombre, sino una opción cultural e identitaria voluntaria ¿porqué será que dos mujeres musulmanas no islamistas, la diputada holandesa de origen somalí Iris Ali, y la diputada alemana de origen turco Ekin Deligoez, han sido amenazadas por los militantes islamistas de sus respectivos países por manifestarse contra la imposición, sino ya legal si cultural, del velo a la mujer en las sociedades musulmanas?
Finalmente no olvidemos que el GAN para la Alianza de la Civilizaciones en sus conclusiones presentadas en Ankara a sus paladines Rodríguez, Erdogan y Annan, hace un par de años, se hace referencia a la realidad de las mujeres en el mundo musulmán de pasada, mientras se hace hincapié en que “en materia de derechos de la mujer hay muchas mejoras que introducir… ¡¡¡en los países occidentales!!!”
Así se escribe la Historia.

domingo, 25 de abril de 2010

¿MANIFESTACION PRO GARZON? o LA IZQUIERDA RADICAL SE MANIFIESTA EN MADRID


Creo que las dudas ante cual haya de ser el título de este post tienen su razón de ser en la propia manifestación en si misma, cuyo video les cuelgo a continuación, y mucho que ver con lo que es esa izquierda a la que me refiero, que se retrata tan genialmente como lo hace Mingote en la viñeta que le tomo prestada:



¿Les parece esta manifestación a ustedes una acción en defensa de la independencia de un Juez?

A mi sinceramente la profusión de banderas republicanas, la categoría de los eslóganes coreados, —incluidos gritos en contra de la Monarquía, del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional— las fotos de muertos de la izquierda durante nuestra guerra civil y el franquismo, las pancartas contra Franco y el ambiente político en el que la manifestación se produce me lleva a la conclusión de que se ha tratado de una manifestación de la izquierda dogmática, intolerante, radical y guerracivilista que conforma la secta comandada por el Presidente Rodríguez, y que tiene secuestrada al PSOE.

Y no se trata de una disquisición “fascista” pues como pueden ver ustedes en el video que les acompaño a continuación, el propio Presidente Rodríguez comentaba hace algunos días con Gabilondo, tras una entrevista y en teoría con los micrófonos cerrados, que:

“les convenía la tensión social, porque sino la gente… y que iban a dramatizar”



A finales del siglo XIX Nietzsche, aún lúcido, escribía en su obra “Más allá del Bien y del Mal” que las sociedades occidentales se habían vuelto “gregarias” siendo su comportamiento el de un “rebaño” acostumbrado tan solo a obedecer
En este sentido nos dice literalmente:

“Hay un punto en la historia de la sociedad en el que el reblandecimiento y el languidecimiento enfermizos son tales que ellos mismos comienzan a tomar partido a favor de quien los perjudica, a favor del criminal, y lo hacen, desde luego, de manera seria y honesta. Castigar; eso les parece inicuo en cierto sentido, — lo cierto es que la idea del «castigo» y del «deber-castigar» les causa daño, les produce miedo. «¿No basta con volver no-peligroso al criminal? ¿Para qué castigarlo además? ¡El castigar es cosa terrible!» — la moral del rebaño, la moral del temor, saca su última consecuencia con esta interrogación. Suponiendo que fuera posible llegar a eliminar el peligro, el motivo de temor, entonces se habría eliminado también esa moral: ¡ya no sería necesaria, ya no se consideraría a si misma necesaria! — Quien examine la conciencia del europeo actual habrá de extraer siempre, de mil pliegues y escondites morales, idéntico imperativo, el imperativo del temor gregario: « ¡queremos que alguna vez no haya ya nada que temer!» Alguna vez… — la voluntad y el camino que conduce hacia allá llámase hoy, en todas partes de Europa, «progreso».”

Y efectivamente esa actitud es la que se está imponiendo en la “izquierda progresista” en relación con el enjuiciamiento, por diversas causas, del juez Garzón.
Hace poco escuchaba a un diputado nacional del PSOE —de cuyo nombre no me acuerdo—, manifestar en una tertulia televisiva que ¿Por qué no dejaba el Supremo en Paz a Garzón, puesto que con la decisión de la Sala de Justicia de la Audiencia Nacional declarando la incompetencia del Juez para el enjuiciamiento de la llamada “Causa General contra el Franquismo” el problema se había terminado? Expresando su disgusto por considerar que el procesamiento del juez era incomprensible y políticamente intolerable.

Se trata en fin de la posición del “progresismo” a que Nietzsche se refiere, que no quiere castigar pues castigar “es terrible” y basta con hacer del delincuente “no peligroso”

Pues he de decirles que esto no puede ser así, señores “progresistas”.
Ya en el siglo XVI Maquiavelo, en sus “Comentarios a la década de Tito Livio” manifestaba que nunca sería legítimo compensar al delincuente sus delitos con los méritos contraídos a favor de la Sociedad, de modo y manera que cualquiera que hubiera delinquido habría de ser juzgado y condenado aunque fuera un héroe de la Nación.

Pues eso y nada más que eso es lo que ocurre con Garzón, que tiene tres causas abiertas ante el Supremo, dos por prevaricación (Resolver injustamente a sabiendas) y una por cohecho en relación con sus cobros en sus conferencias en Nueva York.
Aunque la “secta” solo se refiera a la prevaricación del caso de la “Causa General” que el mismo juez intentó abrir contra el franquismo y nunca a las otras dos causas.
Y los hechos son tozudos, pues no puede un juez decir en una resolución que la querella contra Santiago carrillo por su presumible implicación en los “Crìmenes de Paracuellos” es “torticera” porque olvida la vigencia de la Ley de Amnistía de 1977 y después dictar otra en que con olvido de la misma norma trata de enjuiciar a los “Asesinos Fascistas del Franquismo”.

Lo grave de todo esto es que en la línea del comportamiento de la “secta” que ya denunciaba en mi reciente post “Vuelve Robespierre” el “talante” de sus miembros no es otro que el de “si existe una ley que nos impide hacer lo que nos de la gana vamos y la derogamos”

Desde 1975 hasta su aprobación en 1977, la izquierda toda, desde los Comunistas entonces representados por Santiago carrillo y Marcelino Camacho, hasta el PSOE de Felipe Gonzalez y Alfonso Guerra, reclamaban con intransigencia la “Amnistía”.

Hoy hemos de llegar a la conclusión de que no lo hacían con el sano propósito de olvidar la historia y que nuestro futuro no estuviera marcado por la constante presencia de los efectos, sobre la sociedad, de vencedores y vencidos en nuestra guerra Civil 1934-1939, sino que su espíritu se limitaba a buscar la impunidad de “los suyos” ya fueran exiliados, represaliados o perseguidos por el franquismo, y ahora, 33 años después, y logrado ya su objetivo, proponen, como ha hecho IU —a la sazón los comunistas— la derogación de aquella Ley con el único propósito de perseguir a los “asesinos fascistas”, con olvido de una realidad incontestable, expresada por Esperanza Aguirre hace unos días en la Asamblea de Madrid, de que en nuestra guerra civil hubo heroicidades y atrocidades cometidas por ambos bandos, aunque yo me atrevería a ir más allá, asegurando a ustedes que la izquierda cometió mayores atrocidades en el período 1931-1939, que las que pudiera haber cometido la derecha en el período 1931-1975.

sábado, 17 de abril de 2010

HUMOR EN POLITICA




De vez en cuando no deja de ser gratificante algún toque de humor en nuestra crispada política, aunque para algunos lo que otros consideramos humor puedan considerarlo una “broma políticamente impropia” según manifestó el alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles.
A los hechos me remito.
En la mañana de hoy Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid ha recibido a un grupo de alcaldes Socialistas de municipios del Sur de la comunidad, que querían presentarle un “Plan Estratégico” diseñado por ellos para según sus manifestaciones “mejorar el Sur”.
En la mesa de reuniones se había colocado un cartel que decía “Reunión con acaldes socialistas del Sur de la Comunidad de Madrid”
Y ante el desplante de los ediles, muy molestos por el cartel en cuestión, la Presidenta se preguntaba sorprendida, ante los medios de comunicación, que es lo que había molestado a aquellos, si lo de “Socialistas” lo de “Alcaldes” o lo del “Sur”, vamos que destilaba “choteo” por los poros.
Debería controlarse la secta extremista que domina el PSOE, hace pocas semanas en unas jornadas feministas celebradas en Valencia con el patrocinio del Gobierno, se negó la presencia al Presidente de la Comunidad Valenciana, según palabras de la Vicepresidenta de la Vega “porque es un hombre”, aunque, sin embargo el encargado de la clausura de las feminísimas jornadas fuese el Presidente del Gobierno Sr. Rodríguez Zapatero, “hombre” si no estoy equivocado.

jueves, 15 de abril de 2010

FISCAL GENERAL ¿DEL ESTADO?


Sigamos con las perlas dialécticas de nuestros personajes públicos.

Hoy le toca el turno a don Cándido Conde Pumpido, FiscaAñadir imagenl General ¿del Estado? –más parece que del Gobierno, pues se tiene bien aprendido el discurso victimista de los progresistas dogmáticos intolerantes de la izquierda radical que, como una “secta” (según expresión de Hermann Tersch) se han apoderado del PSOE −

Pues este Señor Conde, en sus últimas declaraciones, de hoy mismo, ha manifestado su disgusto frente a los “fiscales paralelos”.

¿A quien se refiere este señor con su expresión?, ¿a los acusadores particulares o a los querellantes que ejercen su derecho a la defensa de la legalidad vigente mediante el ejercicio de los derechos de acción judicial constitucionalmente establecido?, ¿o al Fiscal del franquismo –lo es y ha ejercido como tal desde 1962 sin que en aquellos años de la oprobiosa se le conociese discrepancia alguna respecto del régimen− Jiménez Villarejo?, personaje que se ha permitido el lujo de llamar torturadores y cómplices del franquismo a los Magistrados del Tribunal Supremo.

Hay una coincidencia esencial con las actitudes de diversos responsables del Gobierno, inspirada en un pensamiento que se intuye y aterroriza y que no sería muy distinto a considerar que todo aquello que no les guste o convenga, aunque esté en la ley y amparado en la Constitución, lo cambian y a correr, que ya se encargaran ellos mismos de que el Tribunal Constitucional tarde tres o cuatro años en resolver.

Vamos, más en la línea de los “montagnards” de Robespierre o Saint Just, que en la de los defensores de la ley y la separación de poderes Talleyrand o Montesquieu.

Tengo un amigo que acaba de incorporarse a este apasionante mundo del “blogero”, y que defiende la tesis de que debemos alejarnos de las opiniones o informaciones, según él, siempre sesgadas, de los medios de comunicación y que hay que estar en actitud “despolitizada” y de criterio propio.

Yo no sé si estaré politizado, aunque creo no tener mal criterio; lo que me ocurre es que no entiendo el debate intelectual sino es desde “mis verdades”, que son las que vienen fundamentadas en mis convicciones, mi fe y mis creencias filosóficas, morales, religiosas, sociológicas, etc… y que son las que producen los “chispazos” de mi mente que se derraman en mis escritos, que no tienen otra intención, como os digo frecuentemente, que la de provocar algún tipo de alteración en vuestro normal estado de ánimo.

Y si alguien me aporta fundamentos suficientes para abdicar de tales “verdades mías” así lo haré, ya sea mi interlocutor de derechas, de izquierdas o mediopensionista.
Y sobre todo amo la polémica, en términos socráticos, pues como dijera el ateniense en su dialogo con Gorgias, según relata Platón:

"Soy de los que gustan que se les refute cuando no dicen la verdad y de refutar a los otros cuando se apartan de ella, complaciéndome tanto en refutar como en ser refutado. Considero, en efecto, que es un bien mucho mayor el ser refutado, porque es más ventajoso verse libre del mayor de los males que librar a otro de él. No conozco, además, que exista mayor mal para un hombre que el de tener ideas falsas en la materia que tratemos”

martes, 13 de abril de 2010

SINDICATOS; APOYEN SI QUIEREN A GARZÓN, PERO NO CON MI DINERO


Lamentablemente los sindicatos españoles continúan descaradamente al servicio del Gobierno y lo que es más indignante, con nuestro dinero.

Ahora le toca el turno al “Juez Politizado” y de la más pura izquierda intolerante radical anclada en el PSOE, Baltasar Garzón, erigirse en protagonista de las actuaciones de estos paniaguados, que a falta de afiliados viven de la sopa boba de los presupuestos generales del Estado.

Lo más lamentable, sin embargo, no es que estos sinvergüenzas (pues carecen de la vergüenza propia de las gentes de bien y viven como decimos a costa de los honrados ciudadanos) hayan organizado un acto de pretendido “desagravio” a Garzón –sin que se haya convocado ni tan siquiera una mísera manifestación contra el Gobierno que ha batido todos los records históricos con casi cinco millones de parados− sino que el ex Fiscal Anti Corrupción se haya permitido el lujo de participar sin empacho alguno en este acto políticamente sesgado y atacar de modo inmisericorde al Tribunal Supremo por el hecho de encausar a un Juez presuntamente prevaricador y corrupto.

Y naturalmente ya tenemos a los titiriteros, con el impresentable Almodóvar con la no menos intratable mamá Bardem colándose en la fiesta y sumándose a los alardes “antifascistas” propios de la farándula, en defensa del “pobre Garzón” tan “injustamente perseguido por la extrema derecha”, aunque sea menos pobre tras su periplo de conferenciante en los Estados Unidos.

Hace pocos días el ya decrépito (recordemos que Erasmo nos relata como la Estulticia ha favorecido a los viejos haciéndoles delirar) y presunto responsable político de los asesinatos de Paracuellos, Santiago carrillo, amnistiado según el propio Garzón, por la democracia −gobernada entonces por la derecha− pese a que el mismo rasero no haya sido utilizado por el Juez para con los “Responsables de los Asesinatos Fascistas”, se permitió el lujo de afirmar, claro está que en “El País”, que el PP era un peligro para la Democracia y que sus actitudes le recordaban a la derecha causante de nuestra guerra civil 1934-1939 (si he dicho bien 1934 y quien no esté de acuerdo que se lea a Pio Moa)

A mí lo que me preocupa es que la izquierda toda, desde el PSOE, pasando por los republicanos y acabando con los comunistas, están indisimuladamente en las mismas actitudes que estuvieron en los años 30 del siglo pasado.

Recordemos solamente alunas palabras de Largo caballero, idolatrado por la izquierda patria, pese a su actitud de revolucionario totalitarista, cuya estatua/monumento sigue decorando el paseo de la Castellana de Madrid pese a sus deméritos antidemocráticos y que se asemejan mucho a todo lo que estamos presenciando:

El 10 de febrero de 1936, en el Cinema Europa, Largo Caballero afirmaba:

“... la transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas... estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”.
Para continuar definiendo “su democracia” diciendo:

“Yo declaro... que, antes de la República, nuestra obligación es traer al socialismo... Hablo de socialismo marxista... socialismo revolucionario... somos socialistas pero socialistas marxistas revolucionarios... ¿Procedimiento? ¡¡El que podamos emplear!!...”

Vamos, que le importaba una higa la democracia representativa y era partidario de una democracia “revolucionaria” es decir soviética.

Cierto que nuestra izquierda no se ha atrevido −aún− a llegar a estos extremos, pero algunas frases o actitudes de nuestros actuales políticos “progresistas” se asemejan a tales actitudes.

Así, nuestro Robespierre particular (Rubalcaba), afirmaba hace poco, como ya he comentado en otro post, que si las grabaciones de las conversaciones de abogados y clientes no son legales habrá que cambiar la ley para evitar que los abogados, además de esto sean cómplices de sus clientes, con lo que le traen sin cuidado los derechos de defensa jurídica y de presunción de inocencia establecidos en nuestra Constitución y el la declaración Universal de Derechos Humanos.

O la cuasi amortizada Vicepresidenta de la vega, que en un acto ante jóvenes socialistas, preguntada por las imputaciones a Garzón contestó que era asunto sub iudice y que había que respetar a los tribunales, mientras que preguntada posteriormente por el llamado “Caso Gurtel” no aplicó el mismo rasero, sino que arremetió contra la oposición afirmando que se trataba de un caso de corrupción generalizada del PP.

Finalmente no tienen desperdicio las declaraciones del ex Fiscal Anticorrupción −antidemocracia diría yo− Carlos Jiménez Villarejo, quien acusó a los jueces del Supremo de:

“… haber estado en el Tribunal del Orden Público del franquismo y de haber sido cómplices de sus torturas”.
Vamos, tres dechados de liberalidad y “talante” democrático.

Y mientras tanto, Sindicatos pasando del paro, atacando a la derecha y viviendo a nuestra costa de modo vergonzoso.

Si esto todo no es claramente antidemocrático, que venga Dios y lo vea.

viernes, 9 de abril de 2010

NUESTROS ANCIANOS




Los datos recientemente hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística en relación con la esperanza de vida de los españoles son aterradores, y no porque vivir más no sea una bendición del cielo, siempre y cuando sea “vivir” que no “vegetar”, sino por los devastadores efectos económicos que ese alargamiento acabará teniendo para nuestra Sociedad del llamado “Bienestar”.
La primera advertencia del estudio viene a decir que la esperanza de vida de los españoles al nacimiento se sitúa ya en 84 años en el caso de las mujeres, y casi 78 para los hombres.
Pero lo más preocupante de la información que proporciona el INE —al menos en términos económicos— se refiere a la esperanza de vida de los españoles a partir del momento que cumplen los 65 años.
La importancia del dato radica en el coste que para la Sociedad representa la vida de un ciudadano a partir de su edad de jubilación, y no solo en forma de pensiones, sino que además, a partir de esa edad, comienzan a operar de forma abundante otras prestaciones sociales cuyo coste se dispara, como los costes sanitarios o de dependencia, y determinadas bonificaciones o exenciones que se aplican en determinados servicios públicos como el transporte, el uso de instalaciones deportivas o culturales, etc…
Pues bien, dicho lo anterior y según los datos del INE, si una mujer cumple 65 años, lo probable es que viva 21,65 años más, hasta los 86,65 años. Y si es hombre, su esperanza de vida respecto a la edad de jubilación se sitúa en 17,68 años, hasta los 82,68 años. Eso quiere decir que la esperanza de vida entre los pensionistas ha crecido en dos años desde 1991.
La cifra puede parecer pequeña, pero para comprender mejor su importancia económica hay que tener en cuenta que la nómina mensual de pensiones asciende a 6.517 millones de euros. O lo que es lo mismo, dos años de pensiones (sin incluir las pagas extraordinarias) suponen el abono de 156.408 millones de euros; es decir, alrededor del 15% del PIB.
La información del INE no acaba ahí. El aumento de la esperanza de vida provocará un aumento del número de nonagenarios sin parangón en Europa. Y es que, según Estadística, si un hombre llega a los 85 años, lo más probable es que viva hasta los 90,74 años, mientras que en el caso de las mujeres su esperanza de vida es mayor: hasta los 91,66 años. Pero si alcanza los 95 años, es muy probable que viva hasta los 98,07 años, o 98,12 años en el caso de las mujeres.
Otros datos oficiales confirman la longevidad de los españoles. Las estimaciones del INE calculan que en estos momentos hay en España 7.283 ciudadanos con cien años o más. Y de ellos, 5.439 son mujeres, cuya esperanza de vida ha ido convergiendo en los últimos años con la de los hombres. Se ha pasado, en concreto, de 7,22 años de diferencia en 1996 a 6,34 años en 2007, último ejercicio con cifras definitivas.
Para hacerse una idea de lo que avanza la esperanza de vida en España hay que tener en cuenta que en 1901 se situaba en 34,76 años, con escasa diferencia -apenas 1,85 años- entre hombres y mujeres. Medio siglo más tarde, la esperanza de vida creció hasta los 62,10 años, y desde entonces ha aumentado hasta los 80,94 años. Esto quiere decir que en poco más de cien años se ha multiplicado por 2,3 veces.
Ante esta realidad del envejecimiento preocupante de nuestra población el progresismo dogmático intolerante de la izquierda radical establece soluciones arbitrarias y unilaterales como la ley del aborto, que efectivamente a demás de consagrar como “legitimo” el asesinato de los no nacidos, no va a contribuir en manera alguna al rejuvenecimiento de nuestra población, sin todo lo contrario.
Mientras tanto “El País” publica —no sin cierta sorna— una noticia que habría de hacernos pensar en el drama de nuestros ancianos desatendidos, mientras que el estado no aporte los medios económicos que reclama la puesta en funcionamiento de la bienintencionada pero, al día de hoy, inútil “Ley de Dependencia”.
Esa noticia dice:

“El pasado 25 de enero el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó una orden, de 22 de diciembre de 2009, por la que se procedía a la inscripción en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Sanidad y Política Social de una fundación llamada Marquesa de Balboa Ancianos Solitarios Venidos a Menos. Sin embargo, de la lectura de lo publicado en el BOE, no es el nombre de la fundación lo más llamativo, sino sus fines.
Así, se lee: "Los fines de la Fundación consisten en: «atender y cuidar a pobres vergonzantes y ancianos solitarios venidos a menos, que vivan solos o en condiciones precarias, con su familia o con personas a quienes también estorban, o en residencias que tienen deficientes condiciones de higiene y en donde, además les traten mal, atendiendo primero a las mujeres, y preferentemente a las que tuvieron una buena posición, con preferencia a las personas de la condición social que tuvo la extinta Excma. Sra. Marquesa de Balboa, que necesitan ayuda y no se atreven a solicitarla o no lo consiguen»".
El Patronato de la Fundación está constituido por Leticia de Borbón de Rojas, Condesa de Torrellano, en calidad de presidenta; la vicepresidenta es Oliva de Borbón y Rueda, Marquesa de Villamantilla de Perales; la secretaria, Cristina de Figueroa Borbón; y la vocal, Beatriz Bullón de Mendoza Gómez de Valugera.
La fundación se constituyó en noviembre de 2009 en Madrid según lo dispuesto en su testamento por Isabel de Borbón y Esteban de León, Marquesa de Balboa. La dotación inicial de la organización es de 601.012, 10 euros aportados por la fundadora, Isabel de Borbón, y depositados en una entidad bancaria a nombre de la Fundación Marquesa de Balboa Ancianos Solitarios Venidos a Menos.”

En definitiva una muestra más de la reacción de la sociedad civil ante la inoperancia de las instituciones públicas, y que responde a la iniciativa de la que encontramos numerosos ejemplos en el pasado.

Así, allá por finales del s XIX y principios del XX Luis Felipe de Orleáns, a la sazón Rey de Francia en el periodo 1830-1848, y propietario del Chateau de Amboise, mandó habilitar parte de sus pisos superiores para que en ellos pudiesen acomodarse damas de la nobleza que por consecuencia de los avatares de la Revolución y el Bonapartismo hubieran perdido hacienda y medios de subsistencia y tuviesen el suficiente pundonor para no permitirse suplicar limosna.

Lo mismo hizo Celeste Buisson, que sería esposa de Chateaubriand desde 1792 hasta su muerte en 1847, fundando en 1819 “L’Infirmerie Marie-Thérèse” asilo para sacerdotes ancianos y damas nobles, al que dio nombre en honor a su íntima amiga Maria Teresa, hermana de Louis Henri de Bourbon-Condé, Duque de d’Enghien, fusilado injustamente por Bonaparte, hijo del Príncipe de Condé, Louis Henri II y de Louise Marie Thèrése Bathilde, hermana a su vez de Felipe Igualdad, Duque d’Orleáns y padre del Rey Luis Felipe de Orleáns antes mencionado.

Claro que aquellos eran otros tiempos en donde la autoestima, el honor y la dignidad hacían perfectamente comprensible la figura del “pobre vergonzante” que no es sino un pobre que no lo era, un hombre venido amenos, arruinado por mor de los avatares de la vida y que se avergüenza de serlo en su dignidad herida pero incólume.

Y, claro está, esa figura choca con las concepciones de nuestros tiempos, de nuestra sociedad impregnada de las ideas del “progresismo dogmático intolerante” de la izquierda radical de nuestros gobernantes, “justos” que se creen omnipotentes y que desde el poder tratan, dictatorialmente, de evitar el mal, de impedirlo a toda costa, de imponer a la Sociedad “su” concepto del “bien”, pero desde equivocadas posiciones meramente igualitaristas, absolutamente ineficaces y plenamente displicentes con la sagrada libertad humana.

Como ya nos dijo NIetzche:

"La espiritualidad elevada e independiente, la voluntad de estar solo, la razón, son ya sentidas como peligro; todo lo que eleva al individuo por encima del rebaño e infunde temor al prójimo, es calificado, a partir de este momento, de malvado; los sentimientos equitativos, modestos, sumisos, igualitaristas, la mediocridad de los apetitos alcanzan ahora renombre y honores morales."

Y claramente meridiano está, también, que ese problema que representan para el futuro nuestros “viejos” me temo que sea camino abonado para profundizar en la práctica aberrante de las “sedaciones terminales” allanando el camino hacia la eutanasia, con olvido personal de nuestros gobernantes de que la vejez no es sino el destino al que casi todos —ellos incluidos— nos dirigimos, realidad que se desprende de la anécdota que creo haber contado ya alguna vez:

Caminaba un anciano por la calle con su paso cansino, ayudado por su bastón, cuando un mozalbete que andaba apresurado le exclamó “Apártate viejo que llevo prisa”, a lo que el impasible anciano contestó: “¿Viejo?, Ya llegarás tu a ello si el diablo no te lleva antes”.